Suscríbete
Suscríbete

El Abierto de Australia, un Grand Slam muy chueco – Carta desde Melbourne (10)

Glam Slam
Share on:
Facebook
Twitter
LinkedIn

MELBOURNE – En el inglés informal, se le llama straight a quien siente una atracción romántica y física por los miembros del sexo opuesto. La palabra empezó a ser usada a mediados del siglo pasado, como parte de la jerga gay, muy útil en tiempos en que la homosexualidad era criminalizada y mal vista en la mayor parte del mundo.

El término que en español se traduce como «recto», o «derecho» se originó a partir del to go straight («ir derecho», o «ir en el ‘camino correcto'») en referencia a la única opción sexual aceptada por la sociedad de entonces.

Viajemos un poco por tres continentes distintos. Partamos en Madrid.

El barrio Chueca, con la estación de metro homónima en la zona céntrica de la capital de España que le debe su nombre al compositor hispano Federico Chueca, es uno de los epicentros del movimiento LGBTIQ+ (lesbianas, gays, bisexuales, trans, intersexuales, queers, y más fuera de lo «hetero»). 

Las calles de Chueca pasaron de la marginalidad, la inseguridad y la drogadicción, a ser un sitio lleno de buenos restaurantes, cafés, bares, estudios de tatuajes y arte por doquier con el sello del movimiento del orgullo gay.

Un grupo de mujeres activistas lesbianas y feministas abrió un bar muy cool en el centro de Santiago de Chile, inspiradas en el distrito español. Le llamaron Chueca Bar, en honor al barrio y también en contraste a la palabra straight. Sirven buenas cervezas producidas solamente por mujeres, por cierto. Ellas se identifican como «Chuecas».

El concepto aplica para Melbourne. El Abierto de Australia, el Grand Slam más «chueco» de todos, este viernes celebró con orgullo el Glam Slam, un campeonato para la comunidad LGTBIQ+ cuya final se jugó en la KIA Arena. Es el único evento así que tiene lugar en cualquier torneo grande del mundo. Banderas multicolor repletaron Melbourne Park.

+Clay  Alcaraz, la "desconexión peligrosa" y la ambición desmesurada que juegan en su contra
GLAM slam
El logo de Melbourne colorido en las pistas del Abierto de Australia // REGINA CORTINA

Laura Robson, ex tenista y hoy comentarista de Eurosport recordó cuando le tocó jugar en la Margaret Court Arena, justo en el día de celebración que organiza Tennis Australia. La británica usó en 2013 una bandana arcoiris, después de que la campeona de los 70 que da nombre a la cancha condenara el matrimonio homosexual.

En varias ediciones, tenistas han protestado para que la segunda pista más importante de Melbourne Park sea rebautizada. 

La segunda semana del torneo contó también con la presencia de Billie Jean King, la primera mujer del tenis y del deporte que reconoció públicamente su homosexualidad. King, ícono del feminismo por su lucha exitosa por la igualdad de género en el tenis, felicitó a la última tenista de élite que hizo lo mismo que ella. La argentina Nadia Podoroska le contó a CLAY sobre lo feliz que se siente en pareja, y Billie Jean pronto salió a aplaudirla.

A pesar de que el tenis es de los deportes más inclusivos del mundo en todo sentido, entre los hombres ningún tenista profesional en actividad ha reconocido sentirse parte de la comunidad LGBT. Taylor Fritz, dice que si alguno sale a decir que es gay, sería «absolutamente normal».

Nos seguimos leyendo desde Melbourne Park en su día final. Siempre con orgullo.

 

 

[ CLAY se lee de forma gratuita. Pero si puedes, por favor haznos un aporte aquí para poder seguir contándote las grandes #HistoriasDeTenis por el mundo. Es muy fácil y rápido. ¡Gracias! ]​

Etiquetas:

Las mejores historias en tu inbox

Historias de tenis

Estamos en:

© 2024 Copyrights by Clay Tennis. All Rights Reserved.