Suscríbete
Suscríbete

Nadal sorprende con su análisis de la ambición de Djokovic y lo que sus íntimos ya sabían: quiere volver y jugar más allá de 2024

Nadal
Share on:
Facebook
Twitter
LinkedIn
Rafael Nadal llevaba tanto tiempo sin hablar, que cuando lo hizo, dijo demasiadas cosas: que Novak Djokovic está demasiado preocupado por su lugar en la historia y que él sueña con volver para jugar en 2024… y unos años más.
«¿Por qué te voy a decir ahora que este es mi último año y lo tengo planificado así y así y asá? ¿Y si no es así? Y si de repente por arte de magia pues, no creo en la magia, ¿pero si de repente el cuerpo se recupera después de un parón largo como el que he tenido y me siento con fuerza y energía para continuar? ¿Por qué voy a decir una cosa y después hacer otra? Soy cauto, cuando sepa la respuesta la voy a decir y vivo el día a día con la ilusión de darme la oportunidad de tener la opción de decidir», dijo Nadal durante una entrevista en la noche del lunes en la señal televisiva Movistar+.
Nadal, de 37 años, anunció el 18 de marzo en Manacor que dejaba de jugar hasta fines de año para intentar que su cuerpo se recuperara, se regenerara. Ya entonces había deslizado que quizás los astros se alinearon y podría jugar unos años más. Pero lo dijo con timidez, casi descartándolo.
«Soy una persona positiva, pero no ilusa. Se me hace difícil pensar que con la deriva que llevo en estos años, por arte de magia mi cuerpo esté perfecto. Mi intención es esta, lo que pueda pasar en el futuro yo no lo puedo predecir. ¿Posible? Todo es posible en esta vida. ¿Improbable? También es improbable».
Cuatro meses después, el mallorquín es más optimista: «¿Si de repente el cuerpo se recupera después de un parón largo como el que he tenido y me siento con fuerza y energía para continuar?».
Enorme pregunta y enorme sueño el de Nadal, dueño de 22 títulos de Grand Slam, dos menos que Djokovic, que viene de conquistar en el US Open el vigésimo cuarto.
«No estoy frustrado por una simple razón, porque yo creo que dentro de mis posibilidades he hecho todo lo posible», dijo Nadal ante el asombro del entrevistador, que le dice que si algo no puede sentirse él, es frustrado.
Y ahí es cuando Nadal añade un análisis que sorprende por su sinceridad.
«Yo creo que Novak, en ese sentido, lo vive de una manera más intensa que lo que lo he vivido yo. Para él, creo que hubiera sido una frustración más grande no conseguirlo… Y a lo mejor por eso lo ha conseguido. Creo que ha tenido la capacidad de llevar la ambición al máximo. Yo he sido una persona ambiciosa, pero con una ambición sana que me ha permitido ver las cosas con perspectiva y sin estar frustrado. Es mi forma de vivirlo y de sentirlo”.
Un televidente uruguayo, que comentó la entrevista en redes sociales, le echó en cara a Nadal el planteo de que su ambición es más «sana» que la del serbio: «Te inyectaste el pie para seguir jugando».
La ambición de Nadal es, en efecto, enorme, y la principal explicación del éxito que lo llevó a convertirse en uno de los deportistas más grandes de todos los tiempos.
Juan Mónaco, ex número diez del mundo y uno de sus mejores amigos en el circuito, lo había advertido meses atrás en una entrevista con CLAY: «El límite se lo va a poner él. Yo lo conozco mucho, y creo que si él se prepara para volver, él se prepara para ganar, no se prepara para hacer cuartos de final. Si vuelve y gana no se despedirá del tenis».
Algo parecido dijo a CLAY su tío y entrenador, Toni Nadal: «Rafael tiene ganas de volver, tiene ganas de recuperarse bien. Y si se recupera bien creo que va a querer seguir».
Y David Ferrer, ex número tres del mundo y actual capitán del equipo español de Copa Davis, dijo a CLAY que Djokovic es un factor importante para las decisiones que tome Nadal: «Sin duda es una motivación. Ambos se han alimentado el uno al otro. Si Rafa se ve competitivo va a querer al menos igualarlo a Djokovic».
Como hizo históricamente en su carrera, el 14 veces campeón de Roland Garros, envió señales en direcciones opuestas: «La ilusión no es volver y ganar Roland Garros o Australia, que la gente no se equivoque; no digo que sea imposible, pero no soy un iluso. Soy muy consciente de las dificultades a las que me enfrento, que son varias. Una es insalvable, que es la edad, y la otra son los problemas que habitualmente no me dejan entrenar al cien por cien. La unión de las dos cosas hace que aspirar a algunas cosas se antoje muy difícil o casi imposible, pero eso me quita la ilusión de volver a jugar».
+Clay  Djokovic, Medvedev y un déjà vu en la cabeza del serbio

[ CLAY se lee de forma gratuita. Pero si puedes, por favor haznos un aporte aquí para poder seguir contándote las grandes #HistoriasDeTenis por el mundo. Es muy fácil y rápido. ¡Gracias! ]​

Etiquetas:

Las mejores historias en tu inbox

Historias de tenis

Estamos en:

© 2024 Copyrights by Clay Tennis. All Rights Reserved.