Suscríbete a nuestro newsletter

Porque además de los partidos hay mucho para contar

    TOP

    No Sampras: Federer necesita sumarle espectacularidad a su despedida

    En la hora del adiós, Roger Federer tiene claro que debe evitar lo que le sucedió a Pete Sampras. Ya lo dijo Naomi Klein: No Logo. En este caso es «No Sampras».
    Cuando el estadounidense ganó en 2002 el US Open, su decimocuarto título de Grand Slam, muchos en las tribunas del estadio Arthur Ashe esperaron un «hasta la vista, baby», una despedida apoteósica del tenis con las pulsaciones aún a mil tras la épica victoria sobre Andre Agassi. Eran el lugar y el momento ideal, pero eso nunca sucedió: Sampras no volvió a jugar un partido y se despidió del tenis recién un año más tarde con un frío comunicado.
    Borg Sampras Federer Laver

    Bjorn Borg, Pete Sampras, Roger Federer y Rod Laver, cuatro multicampeones de Wimbledon

    Federer, que no jugaba desde julio de 2021, se despidió también con un un comunicado, aunque 20 años más tarde las redes sociales y un video de sencilla factura le permitieran darle bastante más calor a ese adiós.
    ¿Una gira mundial de despedida? Es algo que sucederá. Ya lo anticipó René Staffer, el biógrafo de Federer, en una reciente entrevista con CLAY.
    «Si ve que (el regreso) no funciona, entonces lo va a pensar, va a pensar acerca de cómo despedirse, de cómo hacer algo que sea bueno para el tenis, para su fundación. Quizás un partido ante 50.000 espectadores como en Ciudad del Cabo, una gira de despedida mundial… Eso me lo puedo imaginar».
    «Doy por descontado que lo vamos a tener por mucho tiempo en el tenis, y eso es bueno para el deporte, porque es una figura que ayuda al deporte», añadió Stauffer en aquella entrevista. «No como ministro o supervisor, sino como una instancia independiente que sea respetada por todos, una figura de integración que hoy en el tenis falta. Todo está muy polarizado, Roger es alguien que tiene el respeto de todos».
    Se acerca también el momento de la autobiografía, que Federer siempre dijo que quería publicar una vez cerrada su carrera, y no durante, tal como hizo Rafael Nadal en aquel libro escrito por John Carlin.
    Irse bien es en ciertos aspectos más importante que llegar. Si se atiende a las reacciones del mundo del tenis, desde Novak Djokovic a Rafael Nadal, pasando por Juan Martín del Potro, Andy Murray, David Nalbanian, Serena Williams, Iga Swiatek o Stefanos Tstsipas, Federer acertó de lleno: las redes sociales se saturaron de elogios y mensajes emocionados hacia su persona.
    Y la situación de Federer tiene diferencias con aquella de Sampras, claro. El estadounidense tuvo en su mano decir adiós con el sudor bañando aún su rostro. Federer, en cambio, se rindió a la evidencia cuando su rodilla le envió renovadas señales de que no estaba en condiciones de volver al circuito. No estaba en una cancha de tenis, estaba en su casa.
    Roger Federer y Pete Sampras

    Roger Federer y Pete Sampras, en el cierre del partido de Wimbledon 2003 ganado por el suizo

    Es por eso que la Laver Cup que comienza este viernes en Londres es fundamental para el suizo, allí tendrá la despedida que una carrera y una personalidad como las suyas merecen.
    A diferencia de Sampras, un número uno muy exitoso pero poco empático y con una personalidad que no dejó huella en el circuito, Federer dejó una marca profunda en el tenis: junto con Rafael Nadal le dio forma a una era de «peace & love» inédita en el tenis. Ni Sampras, ni Andre Agassi, la rivalidad de aquellos años, pueden decir lo mismo.
    La Laver Cup será una oportunidad para tener del mismo lado de la red a Nadal, Djokovic y Murray, co-escritores junto a Federer de una historia muy grande en el tenis. Del otro lado, el futuro: Felix Auger-Aliassime, Taylor Fritz, Frances Tiafoe, Alex de Minaur. Y dos jugadores relativamente veteranos: Diego Schwartzman y Jack Sock.
    Después vendrá eso que menciona Stauffer: Federer, que jugó en más de 40 países a lo largo de casi un cuarto de siglo como tenista profesional, tiene la oportunidad de elegir dónde, cuándo, cómo y contra quién. ¿Hay acaso algún mercado tenístico que pueda resistirse a ser anfitrión de un Federer recientemente retirado y en su gira de despedida?
    Esas exhibiciones deberán tener un propósito, claro, y ese propósito se canalizará a través de la Roger Federer Foundation. Un paso por Sudáfrica, el país de su madre y en el continente de sus desvelos, será inevitable. En febrero de 2020, Federer y Nadal jugaron allí una exhibición ante 51.954 espectadores, cifra récord para la historia del tenis.
    Y antes de todo, cerrada ya la posibilidad de disputarle a Nadal y Djokovic la primacía en cuanto a títulos de Grand Slam, la Laver Cup le ofrece a Federer una oportunidad para enmendar un horror estadístico: el último partido de su vida, en julio de 2021, se cerró con un set que perdió 6-0. Fue ante el polaco Hubert Hurcakz en los cuartos de final de Wimbledon.
    ¿Un 0-6 como set final en la carrera de Federer? No. Afortunadamente para él, las negociaciones que en su momento llevó adelante con la ATP le permitieron darle a la Laver Cup, no sin polémica, el estatus de certamen oficial. Stauffer tiene claro que el torneo es una plataforma para pasos aún más grandes de Federer en el tenis ahora que colgó la raqueta.
    «Es muy importante su papel en la Laver Cup, Roger juega un rol en la política del tenis. Team8, su agencia de representación y marketing, está interesada en comprar el torneo de Cincinnati. Eso confirma que quiere hacer las cosas a lo grande, y a su vez, eso le hace más difícil seguir dedicándose al tenis como jugador», dijo Stauffer antes del anuncio del retiro.
    La Laver Cup, en efecto, le rendirá un gran servicio a Federer: el torneo que enfrenta a una selección de Europa contra otra de Resto del Mundo no reparte puntos para el ranking mundial, pero sus partidos forman parte de la estadística oficial del tenis. Así, el torneo que creó en homenaje a Rod Laver le permitirá a Federer, ya en el final, corregir una estadística impropia de su historia para homenajearse a sí mismo.
    + posts

    Ex jefe de Deportes de DPA y de La Nación, ex presidente de la International Tennis Writers Association (ITWA). Autor de "Sin Red", un viaje por el mundo siguiendo a Roger Federer y Rafael Nadal, y de "Enredados", sobre el equipo argentino de Copa Davis. Cubrió más de 60 Grand Slams y entrevistó a los principales protagonistas de la escena del tenis en los últimos 30 años.

    Comentarios (1)

    • Margarita Isse

      No Sampras, yes Federer

      reply

    Deja un comentario