Suscríbete
Suscríbete

Novak Djokovic gana el US Open y empata a Court con 24 Grand Slams: «¿Cuándo vas a parar?»

Djokovic gana el US Open
Share on:
Facebook
Twitter
LinkedIn

NUEVA YORK – Lo que más admira Daniil Medvedev de la carrera de Novak Djokovic, es la capacidad que tuvo de irrumpir en una época conquistada y dominada por dos nombres. Fue durante la era de Roger Federer y Rafael Nadal que Djokovic se encaminó a destrozar casi todos los récords del español y del suizo, y varios de los que no ha podido romper, es probable que vaya a la caza de ellos con esa incombustibilidad a sus 36 años.

Esta tarde lluviosa en Nueva York, con la Arthur Ashe convertida en una pista indoor, el serbio alcanzó la marca más importante. Hoy en día si de números solo se trata, ya no hay argumento para negar que Djokovic es el mejor de todos los tiempos tras el triunfo ante el ruso en la final neoyorquina por 6-2, 7-6(5) y 6-3.

Medvedev le pregunta con ese fantástico humor que tiene: «¿Qué sigues haciendo acá, Novak? ¿Cuándo vas a parar?».

Novak Djokovic gana el US Open

En 36 ocasiones estuvo ahí, en una ceremonia de premiación de un torneo grande. Y en 24, ganó. Así empató la marca de Margaret Court, la australiana que cultivó su colección de trofeos grandes en tiempos de transición: dos tercios cuando el tenis no era rentado, diez de ellos en el profesionalismo.

Y en los tiempos ultraprofesionales del siglo XXI, cuando hasta cosas como la temperatura del agua que se bebe en la mañana importa a la hora de rendir en una cancha de tenis, el número de trofeos grandes importa más que cualquier otra carrera. Antes, grandes jugadores podían elegir jugar una exhibición en vez de Roland Garros, o quitar Australia del calendario por la dificultad que significaba trasladarse a Melbourne.

+Clay  El cabello de Federer que fascinaba a Toni Nadal y la imposibilidad de odiar al suizo: intrahistoria de un libro

No hay que comparar épocas. Todas fueron las mejores. Lo que sí es cierto, es que cada vez los detalles importan más, y había un pequeño gran detalle en la mente del serbio que radica en el mismo tema histórico: cuando Djokovic pensó en la historia, su tenis desapareció. Dos años atrás el propio Medvedev le negó su cuarto Grand Slam del año. Lo que sólo hicieron Rod Laver, Court y Steffi Graf en la Era Open. En 2023 el objetivo era no tener a las leyendas en la mente.

Djokovic arrancó fuerte, con un quiebre en cero que le bastó para ganar el primer set. El segundo, de intercambios muy largos, fue una de esas batallas que bien valen un campeonato: el serbio mostró muchas veces signos de cansancio después de los rallies, llegó a su silla caminando agachado, y una vez se acostó en medio de la pista. Parecía que Medvedev igualaba el partido, pero el ahora cuatro veces campeón del US Open aguantó, recurrió al juego de saque y red para ahorrar energías, y se quedó con un parcial que duró 104 minutos.

El tercer set fue más parecido al primero, con esa estadística que se repite una y otra vez. Que el serbio solo perdió una vez en Grand Slams después de que se puso 2-0. Y la historia, esa palabra que ya está abusada en cada crónica que se escribe sobre Djokovic, no estaba para desenlaces anormales. Ya son 24. Lo único que importa.

[ CLAY se lee de forma gratuita. Pero si puedes, por favor haznos un aporte aquí para poder seguir contándote las grandes #HistoriasDeTenis por el mundo. Es muy fácil y rápido. ¡Gracias! ]​

Etiquetas:

Las mejores historias en tu inbox

Historias de tenis

Estamos en:

© 2024 Copyrights by Clay Tennis. All Rights Reserved.