Suscríbete
Suscríbete

Cero alcohol en las tribunas y jueces de silla «hiperreactivos»: la arriesgada apuesta de Roland Garros

Amelie Mauresmo
La francesa Amelie Mauresmo, directora de Roland Garros / Foto FFT
Share on:
Facebook
Twitter
LinkedIn
PARÍS – La eterna batalla entre el tenis «salvaje» y el tenis apegado a las «buenas costumbres» tuvo un nuevo capítulo esta semana en París. El ganador, tras unos días de turbulencias y dudas, parece estar claro: Buenas costumbres 1, Salvajes 0.
Nada de alcohol en las gradas y jueces de silla «hiperreactivos»: esa es la receta de Amelie Mauresmo, ex número uno del mundo y directora del Abierto de Francia. ante una serie de situaciones que demuestran que el torneo está perdiendo el control.
O, como dijo a inicios de la semana el belga David Goffin: «Pronto va a haber bombas de humo, hooligans y peleas en las tribunas. Está comenzando a convertirse en algo ridículo».
El público francés no es sencillo. Buen puede decirlo Novak Djokovic, que en su derrota ante Rafael Nadal en 2022 vio con asombro cómo se festejaban incluso sus dobles faltas. O Taylor Fritz en 2023, que se llevó un abucheo estruendoso al hacer callar al público en la Suzanne Leglen una vez consumado su triunfo sobre el francés Arthur Rinderknech.
«¡Los amo, muchachos!», dijo Fritz con el gesto alterado y toneladas de ironía tras un partido en el que recibió múltiples agresiones. Mientras hablaba, el abucheo hacía imposible escuchar nada.
Goffin sufrió lo mismo este año en su partido debut, en el que incluso le escupieron un chicle. Y este jueves fue la número uno del mundo, Iga Swiatek, quien dio una muy didáctica y sincera clase de cómo debe comportarse el público, ante miles de azorados espectadores en el court central.
Mauresmo salió este jueves a frenar el asunto antes que se saliera definitivamente de cauce.
«Después de la pandemia de Covid, vimos un cambio en el comportamiento de la gente en cuanto al ambiente. Nos gustó mucho, volvieron las emociones y la gente tenía ganas de revivir ese tipo de emociones. Y luego nos dimos cuenta, sobre todo durante el partido entre David Goffin y Giovanni Mpetshi Perricard, de que algunas personas sobrepasaron el límite».
«Estamos encantados de ver el ambiente y las emociones, (pero) seremos inflexibles en cuanto al respeto a los jugadores y al juego».
En la práctica, ¿cuáles son esos límites?, le preguntaron a Mauresmo en un encuentro con la prensa en las instalaciones de Roland Garros.
«Respeto por los jugadores y respeto por el juego. Nada de palabras inapropiadas, nada de lanzar objetos. Las instrucciones dadas a los servicios de seguridad son muy claras y no habrá vacilaciones. Lo que quiero es mantener viva la pasión por el tenis y el juego. Si hay el más mínimo indicio de comportamiento que cruce la línea, estarás fuera».
¿Qué quiere decir eso, dónde están los límites, quién los impone? Fue entonces que Mauresmo recurrió a una imagen inédita en el tenis: jueces de silla «hiperreactivos».
«He transmitido personalmente las instrucciones a los jueces de silla, que tienen que estar hiperreactivos ante todo esto, intentando controlar la pista y lo que está pasando. Creo que muchos de los árbitros tienen mucha experiencia. También elegimos árbitros para los partidos más acalorados que tienen experiencia y que son perfectamente capaces de manejar su partido y al público. Si hay el más mínimo comportamiento que sobrepase el límite, será el final del partido. Aunque no siempre sea fácil identificar a un individuo».
fans Roland garros
Fanáticos en la pista  Simonne-Mathieu durante el juego de primera ronda del jugador local Corentin Moutet // @WESTCOO
La idea de que ante el más mínimo comportamiento que sobrepase «el límite» se acaba el partido es tan difusa como polémica. El tenis tiene ya sus reglas, muy claras. Antes que imponer una nueva regla, lo que se necesita es aplicar las que ya existen.
Aunque Amelie Mauresmo se guardaba una carta en la manga, una decisión que no será bienvenida por todos.
«Hasta ahora, el alcohol estaba permitido en las gradas, salvo en las de los jugadores y la presidencia. A partir de ahora, eso se acabó en todas partes».
Mientras Amelie Mauresmo impone la «ley seca» en Roland Garros, Goffin disfruta de un nuevo status: es un héroe en la sala de jugadores.
«Es curioso, porque después de mi partido y, sobre todo, después de mi rueda de prensa de hace dos días, no sé cuánta gente y cuántos jugadores vinieron a verme y se pusieron de mi parte. Me sorprendió que todo el mundo dijera: ‘Lo que has dicho es genial, lo que has dicho a la prensa es genial, estoy de acuerdo’. Así que todo el mundo está detrás de mí, estoy muy sorprendido».
+Clay  Luz roja en el semáforo de Nadal

[ CLAY se lee de forma gratuita. Pero si puedes, por favor haznos un aporte aquí para poder seguir contándote las grandes #HistoriasDeTenis por el mundo. Es muy fácil y rápido. ¡Gracias! ]​

Etiquetas:

Las mejores historias en tu inbox

Historias de tenis

Estamos en:

© 2024 Copyrights by Clay Tennis. All Rights Reserved.