Suscríbete a nuestro newsletter

Porque además de los partidos hay mucho para contar

    TOP

    REPORTAJE – El Djokovic que usa a Nadal para intimidar a Djokovic: «Mi hijo está enamorado del tenis»

    LONDRES – Djokovic golpea de derecha en el Aorangi Park, el rincón de Wimbledon donde están las canchas de práctica. La derecha aterriza en un ángulo. Djokovic aplaude. La derecha de su rival, Djokovic, es muy buena.

    «¡Ten piedad!», grita Peter, el único que no se llama Djokovic en ese rectángulo de césped.

    El Djokovic dueño de la derecha al ángulo es Stefan. Tiene siete años y es el hijo de Novak, Djokovic, que a los 35 está buscando ganar su séptimo Wimbledon.

    En algunos momentos, Djokovic  se hace a un lado a mirar cómo su hijo juega contra Peter (Jelenic), amigo de infancia del serbio. Stefan es muy gracioso, porque se toma el juego muy en serio. Gruñe al pegar los golpes y se lanza al piso si es necesario para devolver un drop.

    Y la más llamativa de las particularidades: su drive. Es un revoleo de diestra que continúa sobre la cabeza. Igual que el icónico movimiento de Rafael Nadal.

    El chico no lo hace de casualidad. Tiene claro que así es como ejecuta el golpe el campeón de 22 Grand Slams. Lo hace para molestar a su padre. A Djokovic le produce gracia, y a la vez sabe que no es la manera más recomendable de hacer el swing. La técnica en el drive de Nadal no se enseña en las escuelas de tenis.

    “Le gusta hacer eso, le gusta intimidarme en la cancha terminando el swing por sobre la cabeza. Sabe que a mí particularmente no me gusta. Lo hace de ambas maneras, yo intento enseñarle que lo termine acá arriba”, responde a CLAY durante una conferencia de prensa, haciendo el gesto técnico con el encuentro de ambas manos arriba del hombro izquierdo.

    “Hace ambos movimientos, pero siempre que lo sigue por encima de la cabeza se ríe. Tenemos estos momentos divertidos en la cancha. Intento usar cada oportunidad para jugar con él porque ahora está completamente inmerso en el tenis”.

    Como en varios torneos del calendario, el serbio ha llevado a su familia con él. Su mujer Jelena y su hija menor, Tara, completan el núcleo íntimo del clan. Los niños disfrutan del ambiente del tenis, también como fanáticos. La semana pasada, recibían autógrafos de Venus Williams para la colección en sus libretas de firmas.

    Novak Djokovic y su familia posan junto a Venus Williams en Aorangi Park // PA IMAGES

    En días de partido, el entrenamiento de Djokovic ha sido exclusivamente con otros jugadores del circuito, como el del domingo con el belga David Goffin, antes de medirse en octavos de final con holandés Tim van Rijthoven. Pero en los días de descanso, el hijo mayor del serbio es protagonista y no se quiere perder de nada. Goran Ivanisevic, a veces tiene que frenarlo, para que no le llegue un pelotazo de los sparrings en su afán de buscar cada pelota que sobra.

    Así, en una cita tan grande como lo es Wimbledon, donde las historias se amplifican, la aparición de Stefan raqueteando con su padre, y jugando juntos en la pista ha revolucionado internet. El mismo ganador de 20 Grand Slams compartió la foto de su hijo golpeando de derecha, muy parecido a él.

    “Ahora puede jugar. Está mirando, analizando. Estamos conversando sobre tenis. Anoche cuando lo fui a acostar, me preguntaba cuál era la diferencia en los tamaños de las raquetas, las cuerdas, por qué se encuerda con menos tensión, todas esas preguntas básicas que a los niños les causan curiosidad”, cuenta Djokovic. En realidad, preguntas que no son tan comunes en niños tan pequeños. Preguntas de una complejidad mayor que “básica”.

    Las fotos que compartió Djokovic y la cuenta de Wimbledon. Dos gotas de agua // WIMBLEDON

    Al pequeño Djokovic le gusta el tenis. Más que eso. “Está enamorado del tenis”, define quien ha sido número uno por más semanas en la historia. “Nunca lo he forzado de estar en una cancha de tenis, pero si él quiere, trato de siempre estar listo para estar ahí y jugar con él”.

    Stefan también prueba otros deportes, algo importante para Djokovic, que recuerda su infancia llena también de artes marciales, fútbol y esquí en nieve.

    “Es muy importante que, en especial a su edad, tenga muchos estímulos . No me gusta que los niños, siendo tan pequeños, sólo practiquen un deporte. Probar cosas distintas ayuda al desarrollo cerebral y de habilidades motoras”.

     

     

    ¿Se imagina Djokovic a su hijo como un campeón en el deporte dónde él ha escrito tanta historia?

    «Lo voy a apoyar en todas las formas posibles para que pueda ser tenista profesional si tiene la intención, si así lo quiere”, dice.

    Por ahora, Stefan mira Wimbledon como un parque de diversiones. Djokovic se entusiasma, pero no se apura: “Es muy temprano para hablar de eso, sinceramente. Ni siquiera tiene ocho años”.

    + posts

    Reporteando el tenis alrededor del mundo desde hace 10 años. Ha colaborado con medios como La Tercera, Cooperativa, Infobae, y Racquet. Fundador del ex programa de radio Tercer Saque.
    Pluma & Lente es su espacio personal donde cuenta sus viajes y aventuras.

    Comentarios (4)

    • Mario

      Buenísima entrevista ! Felicitaciones Seba.

      reply
    • Juan

      Buena pregunta parnet de chile el caddie de tu papa juan diaz

      reply
    • Juan

      Un abrazo 👍

      reply
    • Juan

      Un abrazo 👍grande amigo de chile un humilde servidor Juan diaz tu pro jjjajjakaka

      reply

    Deja un comentario