Suscríbete a nuestro newsletter

Porque además de los partidos hay mucho para contar

    TOP

    Carta de CLAY (39): Federer, la necesidad de Goethe y la adicción al éxito

    Si se tuvo la oportunidad de hablar con Roger Federer en inglés y en alemán, hay un detalle nada menor que queda claro: el suizo es más preciso, más sutil, más profundo incluso cuando habla en la lengua de Goethe.
    Su inglés -excelente, qué duda cabe- está en cambio más marcado por el neolenguaje del marketing actual, por esas palabras y frases estandarizadas que te obligan a decir ciertas cosas si quieres ser parte de la sociedad y no exponerte a ser cancelado.
    Como lector de este newsletter tendrás tu opinión, pero te dejo la mía para que se entienda mejor lo que explicaré líneas más abajo sobre Federer: siempre detesté el concepto de «winner» y «loser» que plantean los estadounidenses.
    La vida no es ganar y perder, es un asunto mucho más complicado y a la vez fascinante que eso.
    Y, dentro de ser un «winner», viene por lógica incluida la obligación de ser «exitoso».
    De eso habló Federer en una interesante entrevista que publicó el periódico holandés «Algemeen Dagblad» horas después de que Novak Djokovic conquistara Wimbledon por séptima vez.
    «Soy un amante del ganar, pero si ya no eres competitivo, es mejor dejarlo. No creo que necesite el tenis. Soy feliz con las pequeñas cosas, como cuando mi hijo hace algo bien y cuando mi hija llega a casa con una buena nota».
    Hasta ahí, el Federer familiar e íntimo que, como no puede ser de otra manera, admite que ama ganar.
    «El tenis es una parte de mi identidad, pero no toda», añade. «Quiero ser y seguir siendo exitoso, y poner mucha energía en los negocios, probablemente dar más de lo que debería a veces, pero eso también se puede hacer fuera del deporte. Sé que una carrera profesional no puede durar siempre y eso está bien».
    Hay un pasaje de la frase que me hace un poco de ruido: «Quiero ser y seguir siendo exitoso».
    ¿De verdad? Es decir, ¿tiene sentido que Federer quiera «ser y seguir siendo exitoso» una vez que deje el tenis, donde fue exitoso como muy pocos?
    Hay una cierta contradicción con la frase previa. Si el tenis no es toda su identidad, probablemente el éxito tampoco debiera serlo.
    Perder y fracasar (debatamos otro día qué es el fracaso realmente) le da forma a la identidad de una persona. También a Federer, que es una persona como cualquier otra aunque en las canchas de tenis ejerza de super hombre.
    Que uno de los personajes más reconocidos y admirados de la historia del deporte se emocione con un pequeño logro de uno de sus hijos o buenas notas de una de sus hijas habla de eso, del Federer que tiene una identidad asimilable a la de cualquier persona «común», a la de aquellos que consideran un éxito el haber ahorrado lo suficiente como para poder irse de vacaciones diez días a algún sitio fuera de la ciudad.
    De nuevo: siempre que sea posible, tiene sentido hablar con Federer en alemán.
    Por lo demás, no hay mayores novedades: el suizo volverá al tenis televisado en la Laver Cup de septiembre, y al tenis por los puntos del ranking en el ATP 500 de Basilea, en octubre. Un ranking del que esta semana se esfumó tras 25 años de ser parte de él.
    ¿Dejó de ser exitoso?
    Por favor…
    Nos vemos el viernes, disfruten de Newport y Bastad.
    PD: si en alguna playa de Mallorca se lo cruzan a Rafael Nadal, que acaba de desistir de jugar la semifinal de Wimbledon por estar lesionado, pregúntenle si quiere ser exitoso por siempre. O qué es ser exitoso. O si es imprescindible para ser feliz.

    Rafael Nadal, durante sus vacaciones de julio de 2022 en Mallorca / IG @RafaelNadal

    + posts

    Ex jefe de Deportes de DPA y de La Nación, ex presidente de la International Tennis Writers Association (ITWA). Autor de "Sin Red", un viaje por el mundo siguiendo a Roger Federer y Rafael Nadal, y de "Enredados", sobre el equipo argentino de Copa Davis. Cubrió más de 60 Grand Slams y entrevistó a los principales protagonistas de la escena del tenis en los últimos 30 años.

    Comentarios (1)

    • Fabien

      Hola,
      Esa atracción por el éxito es/ha sido justamente el motor de nuestro Big 3 durante todos esos años, y, una de las cosas que diferencia el trio del resto de la competencia.

      Fabien Mulot
      ex-L’Equipe.

      reply

    Deja un comentario