Suscríbete a nuestro newsletter

Porque además de los partidos hay mucho para contar

    TOP
    jim courier tommy paul

    Chapuzón de campeón – Carta desde Melbourne (5)

    MELBOURNE – La ciudad está en pleno movimiento. Las oficinas se vacían y los bares se van llenando, los tranvías van a su máxima capacidad, y el tráfico es pesado, aunque nunca deja de fluir.

    La hora punta de Melbourne se siente desde un lugar privilegiado. En mitad de todo, pero a la vez, ajeno al ajetreo. Estar sobre un bote en el río Yarra, en el corazón de la ciudad, es una sensación especial.

    El remo es la actividad deportiva más popular del río citadino y las embarcaciones estrechas y largas, que cargan a uno, dos, cuatro u ocho personas de acuerdo a la modalidad, se mueven libres. Pasan por la costanera del barrio de Southbank lleno de gaviotas, son captados por las cámaras de los turistas y son sobrevolados por murciélagos. Pasan también a un costado de Melbourne Park.

    A veces los pesados remos, responsables del equilibrio, juegan una mala pasada y provocan un baño no deseado. No es precisamente un río en el que apetezca una zambullida, aunque tampoco hace daño.

    El US Open se ubica entre el Corona Park de Queens y una estación de trenes, Roland Garros es vecino del Bois de Boulogne, y Wimbledon está entre las casas de su barrio residencial. El Abierto de Australia es el único Grand Slam en el centro urbano y con masa de agua alrededor. Así, Jim Courier pudo celebrar con un chapuzón cuando ganó en 1992 y 1993.

    El estadounidense trotaba después de los partidos y las prácticas a lo largo del río durante su campaña del ’92 junto a su coach Brad Stine, quien le dijo: «Si ganas esto, me tiro al rio». Courier le respondió que si se lanzaba, él lo seguía. 

    Así cumplieron con la promesa después de su primer título en Australia y segundo Grand Slam. No hay registro fotográfico ante lo inesperada de su celebración, luego de la victoria ante Stefan Edberg. Al año siguiente y ante el mismo rival, la celebración no podía ser otra. Esta vez, con la organización y los medios preparados para correr a la orilla.

    Tres décadas después de su bicampeonato en Melbourne Park, Courier las oficia como uno de los comentaristas más valorados del tenis y sus entrevistas en cancha son de las más entretenidas. Courier se sale de lo típico. De siempre preguntarle a los tenistas por la opinión del rival de turno o qué le ha parecido el ambiente en las tribunas. El miércoles condujo a Daniil Medvedev a hablar de sus piernas delgadas y de los músculos de Marton Fucsovic, y este viernes hizo que Stefanos Tsitsipas contara qué había detrás de las postales que entrega a sus fans después de cada victoria.

    Courier fue parte del grupo de ocho estadounidenses que en 1996 se plantaron en tercera ronda de Australia. En 2023 se repitió esa cifra, aunque los dos mejores en el ránking – Tiafoe y Fritz – ya quedaron fuera. Desde Andy Roddick que no hay un campeón de Grand Slam norteamericano entre los varones. Sebastián Korda es el máximo crédito de la armada de Estados Unidos para recuperar los éxitos extraviados tras bajar a Medvedev.

    Quizás, alguno quiera hacer la apuesta de bañarse el río marrón. Valdría la pena por un título grande.

     

    Si estás leyendo esto es porque te gusta el tenis y disfrutas con el periodismo que hacemos. Si puedes y quieres colaborar, invítanos un KOFI para que podamos seguir contando las mejores #HistoriasDeTenis por el mundo.
    Invitame un café en cafecito.app

    Reporteando el tenis alrededor del mundo desde hace 10 años. Ha colaborado con medios como La Tercera, Cooperativa, Infobae, y Racquet. Fundador del ex programa de radio Tercer Saque. Pluma & Lente es su espacio personal donde cuenta sus viajes y aventuras.

    Deja un comentario