Suscríbete a nuestro newsletter

Porque además de los partidos hay mucho para contar

    TOP

    «Iga Swiatek dominará nuevamente; el resto peleará por el segundo puesto» – Barbara Schett analiza el tenis femenino

    «El tenis necesita personalidades, personajes como Coco Gauff que alcen la voz para hacer declaraciones importantes. La mayoría de los jugadores tienen miedo de hablar de política», dice Barbara Schett – gran admiradora de Gauff – a la hora de hablar de la adolescente norteamericana que siempre que puede saca temas políticos a la pista.
    Schett encuentra las palabras adecuadas para cada una de las tenistas por las que se le pregunta. La austríaca es una estudiosa, una observadora aguda y una inteligente analista del tenis actual.
    En una entrevista con CLAY durante la Diriyah Tennis Cup en Riad, la comentarista de Eurosport y ex jugadora profesional durante las décadas de los ‘90 y 2000 cree que no hay forma de que Iga Swiatek deje de dominar el circuito, que Ash Barty tomó la decisión perfecta al dejar el tenis profesional y pide que se le dé más tiempo a Emma Raducanu para que encuentre el talento que tiene.
    Una mirada en profundidad de una experta a lo que dejó 2022 en el tenis femenino, y qué es lo que se puede esperar en 2023.
    – ¿Le gustó la temporada 2022?
    – Fue interesante, empezando por la enorme sorpresa de la retirada de Ash Barty tras ganar el Abierto de Australia. Fue una sorpresa para mucha gente. Iga (Swiatek) subió automáticamente a lo más alto y fue impresionante lo dominante que fue durante todo el año. En cuanto Barty se marchó, empecé a preguntarme cómo iba a manejar Iga la situación como la nueva número uno del mundo. Y lo hizo extremadamente bien: racha de 37 partidos ganados, seis mil puntos de ventaja sobre Ons (Jabeur). Es la jugadora más completa y consistente. Creo que tendrá otra gran temporada, quizá no con esos récords asombrosos. No veo a nadie que pueda vencerla. Es mental y físicamente la más fuerte, la con menos altibajos.
    – ¿Ha hablado con Barty recientemente?
    – Últimamente no, pero obviamente sé lo que le pasa porque vivo en Australia. Está disfrutando mucho viviendo en su país sin tener que viajar, sin vivir bajo los focos. Pasándolo bien, jugando mucho al golf, últimamente ha sacado un libro. Vendrá al Abierto de Australia por compromisos corporativos, y he oído que va a abrir una academia, así que quiere seguir ligada al tenis de alguna manera. Creo que ha sido la decisión perfecta para ella. Dejar el deporte en tan alto nivel. Gana Wimbledon, gana el Abierto de Australia. Eso es fenomenal.
    – ¿No le gustaba lidiar con demasiada presión?
    – No era por la presión, simplemente no disfrutaba tanto competir. Estar fuera de casa durante muchos meses… No le gustaba el circuito. Después de ganar Wimbledon, dijo que sentía que ya lo había conseguido absolutamente todo y que no había nada que le diera más placer. Y entonces gana el Abierto de Australia. Es estupendo alejarse cuando eres la número uno del mundo. Es muy difícil hacerlo.
    – Hemos sido testigos de una era en el tenis masculino con jugadores que no se hartan de ganarlo todo, tantas veces como pueden. Un poco el contraste de los últimos años del tenis femenino con campeonas como Barty y Naomi Osaka, que no lo disfrutan tanto.
    – Ash está contenta con su situación. Quiere tener una familia en algún momento. No se define a sí misma ganando partidos y títulos de Grand Slam. Quiere estar en casa, tener su perro, pasar tiempo con su sobrina. Yo valoro eso. Creo que es genial, no es para todo el mundo. Luego están los Rafas, los Rogers, los Novaks que quieren ganar y ganar y ganar. Son simplemente maneras de ver la vida y la carrera profesional de forma distinta.
    – Una pena que no hubiera tiempo para la rivalidad entre Barty y Swiatek…
    – No hubo rivalidad porque Ash ganó cómodamente a Iga en todas las ocasiones. A Iga no le gustaba nada su estilo de juego, con el slice, con el saque subiendo a la red. Recuerdo que vi la final en Adelaida y Barty lo hizo parecer tan fácil. Se sentía tan cómoda jugando contra Iga. Creo que muchas jugadoras están contentas de que Ash no juegue, porque tenía un estilo diferente. Ahora, la forma de jugar de las chicas, excepto Ons Jabeur, es muy… no diría unidimensional, pero es bastante directa, con mucha presión, mucha potencia.
    – Cuando Borg se retiró, McEnroe sintió una especie de vacío. Su gran oponente se había ido. ¿Pensó, quizás, que algo así podría pasarle a Swiatek?
    – Pensaba más en la presión que pesaría sobre los hombros de Iga: de repente se convirtió en número uno, no se lo había ganado físicamente. Pensaba que, desde el punto de vista de la presión, no lo iba a soportar, pero sin duda lo hizo. Ha mejorado mentalmente, sabe cómo vivir el momento. Es el tipo de jugadora que tendremos durante mucho tiempo. Quiere ganar muchos Slams y creo que puede hacerlo. Este año que viene volverá a dominar, no veo a nadie haciéndole el peso.

    Barbara Schett es la presentadora estrella de Eurosport. La austríaca estuvo trabajando en la Diriyah Tennis Cup en Arabia Saudita // ALEXANDER SCHEUBER

    – ¿Cree que Jauber ganará pronto un Grand Slam?
    – Estuvo muy cerca dos veces. Creo que en un par de ocasiones se vio desbordada en esas finales, en las que quería demasiado. Ha recibido mucha atención, sobre todo por lo que significa para el mundo árabe, para las mujeres de allí. Todos los ojos puestos en ella, es una superestrella. Esperemos que haya aprendido de esas derrotas. Sin duda tiene el juego necesario para llegar a esa fase, con ese estilo de juego completamente diferente que tiene, lleno de slices, drops, tweeners. No es el tenis más rápido. Sin duda tiene posibilidades.
    – Caroline García ha tenido un segundo semestre increíble.
    – Sí, me alegré mucho. Recuerdo cuando la vi enfrentarse a María Sharapova en Roland Garros en 2011, un partido fenomenal. Dije: ‘ok, esta chica va a ser top ten’. Le llevó más tiempo que otras jugadoras desarrollar su juego y ser consistente y exitosa, pero lo consiguió. Ha anunciado que va a trabajar con un argentino (Juan Pablo Guzmán) el año que viene y creo que le va a ir muy bien. Me encanta su estilo de juego. No tiene miedo de terminar los puntos en la red. Es una gran atleta y creo que estará entre los mejores. Estará entre las diez primeras y quizá entre las cinco. Será interesante ver cómo le va en la primera parte del año después de esta pausa, cómo se ve y en qué han trabajado. También ha ganado mucha confianza, lo más importante para una tenista. No creo que llegue a ser número uno del mundo, pero tendrá un buen año.
    – Al parecer, todas lucharán por el segundo puesto.
    – Sí, eso parece. Iga será dominante de nuevo. No veo a nadie venciéndola muchas veces. Hay muchas aspirantes a ese puesto. También está Aryna Savalenka, que está jugando mucho mejor. Coco Gauff… Soy una gran admiradora suya. También ha tenido un gran año, no sé si está jugando demasiado dobles. Es el tipo de jugadora que permanecerá entre las cinco primeras durante algún tiempo.
    – ¿Necesita Gauff olvidarse del dobles y centrarse sólo en el singles?
    – A veces es mucho jugar individuales y dobles en los Grand Slams. Aún es joven, está mejorando y adquiriendo experiencia. Creo que de repente es una jugadora que lo tiene todo para llegar a lo más alto en algún momento. Ahora es un poco pronto. Con la derecha no estoy tan segura de que pueda romper en los momentos importantes, pero me encanta que suba a la red, que saque extremadamente bien, que su revés sea impecable, que se mueva bien. Aquella final que jugó en Francia… se vio desbordada. Estaba tensa y nerviosa.
    – Cuando se trata de temas fuera del tenis, puede que sea la mejor portavoz entre las tenistas.
    – Eso me encanta de ella. Está utilizando su plataforma, especialmente en los Grand Slams. Muchos jugadores tienen miedo de hacer declaraciones, sobre todo políticas, pero ella es muy expresiva. Es muy madura para su edad, ha estado increíble. Parece algo muy orgánico en ella. El tenis necesita personalidades, personajes así.
    – Muchos personajes femeninos han tomado la bandera de las minorías sexuales desde los años setenta. Ningún hombre lo ha hecho en la élite del tenis.
    – Creo que ocurre en todos los deportes en el lado masculino. Probablemente sea más difícil para un deportista masculino salir del armario y hacerlo público. En el circuito femenino, no entiendo por qué algunas mujeres aún lo ocultan. No tengo ningún problema. Si son homosexuales o no, para mí es la persona la que cuenta. ¿Por qué deberían tener miedo? No puedo hablar desde la perspectiva de los hombres. Creo que los hombres tienen un poco más de problema que las mujeres cuando los hombres son homosexuales. Tengo muchas amigas del circuito, antiguas colegas que son homosexuales y estoy muy unida a ellas. No entiendo por qué en 2022 hay algunas mujeres que no pueden decir libremente que están saliendo con otra mujer, es increíble el tiempo que se tardan. Y para los hombres es muy difícil. Entre ellos es más un tabú, yo soy de mente muy abierta y no hace para mí ninguna diferencia la orientación sexual de alguien.
    – Aparte de Gauff, ¿Qué hay de las otras jóvenes estrellas? No pudimos ver mucho de la rivalidad Emma Raducanu – Leylah Fernández después de la final del US Open 2021.
    – Fue una sorpresa para ambas llegar a ese partido el año pasado en Nueva York, un partido nada fácil de digerir. Leylah tuvo un mejor año que Emma en 2022. La vida de Emma cambió por completo después de su título. Fue una locura toda la atención que recibió. Lo vi en Inglaterra, pasé mucho tiempo allí por trabajo y fui testigo de ello. Todos los patrocinios. Es muy difícil para ella mantenerse en el momento. Tenemos que darles más tiempo a las dos para que se asienten y luego demuestren su valía. La situación del entrenador con Emma siempre es interesante. Ha probado con muchos entrenadores. Esperemos que encuentre al adecuado y que tenga tiempo para mejorar y evolucionar con él. Necesitas más de unos meses para trabajar con alguien y ganar algo. No cabe duda de que tienen talento. Todo les sucedió muy rápido a una edad muy temprana. Mats Wilander ganó un Slam con 19 años y su vida nunca volvió a ser la misma.
    – Raducanu sigue diciendo que no siente presión porque ya es campeona de Grand Slam.
    – Eso es lo que dice, por supuesto. Intenta darle vueltas a la cabeza, hacerse creer que no tiene presión. Todos los tenistas tienen cierta presión del exterior, y la que tú te pones a ti mismo. Sólo te das cuenta cuando te retiras, de lo aliviado que estás y de cómo sientes la vida después.
    Si estás leyendo esto es porque te gusta el tenis y disfrutas con el periodismo que hacemos. Si puedes y quieres colaborar, invítanos un KOFI para que podamos seguir contando las mejores #HistoriasDeTenis por el mundo.
    Invitame un café en cafecito.app

    Reporteando el tenis alrededor del mundo desde hace 10 años. Ha colaborado con medios como La Tercera, Cooperativa, Infobae, y Racquet. Fundador del ex programa de radio Tercer Saque. Pluma & Lente es su espacio personal donde cuenta sus viajes y aventuras.

    Deja un comentario