Suscríbete a nuestro newsletter

Porque además de los partidos hay mucho para contar

    TOP

    A Nadal le deben algo, pero quizás ya nunca lo tendrá

    La vida de Rafael Nadal fue, en ese aspecto, bastante aburrida y decepcionante.
    Shanghai, Londres y Turín. El Masters, que ese es su nombre por más que cada tanto la ATP se empeñe en rebautizarlo, no fue amable ni generoso con el jugador más exitoso de la historia del tenis.
    Solo tres ciudades y siempre lo mismo: superficie rápida y bajo techo, la combinación menos favorable para los intereses del español en el momento de menor rendimiento de su tenis: la recta final de la temporada.
    Desde que se clasificó por primera vez en 2005, Nadal nunca le falló al Masters, siempre estuvo ahí. Fue el Masters el que le falló a él: apenas dos finales y ningún título. No extraña que a lo largo de su carrera el español haya planteado un debate: ¿por qué siempre en las mismas condiciones, por qué nunca un Masters al aire libre y sobre cemento o arcilla?
    Su tío y ex entrenador, Toni Nadal, dijo días atrás esperar que al ex número uno, de 36 años, le queden «un par de años más» en el circuito. ¿Suficiente tiempo para terminar con esa asignatura pendiente? Este martes, tras perder 6-3 y 6-4 ante el canadiense Felix Auger-Aliassime, Nadal explicó por qué su nivel no es el que fue en la primera parte del año y está al borde de la eliminación en Turín.
    Fue la primera derrota de Nadal ante Auger-Aliassime, que es co-entrenado por Toni Nadal, su tío y entrenador casi todo su vida.

    Toni Nadal won’t give any advice to FAA when the Canadian faces his nephew // SEBASTIÁN FEST

    «Han sido meses súper difíciles en todos los sentidos. Al final, tengo una edad y los problemas han sido recurrentes», dijo el número dos del mundo, que el 8 de octubre fue padre por primera vez tras un embarazo sumamente complicado de María Francisca, su esposa.
    Se entiende, entonces, que la «injusticia» del Masters ya no le genere, muy probablemente, la misma adrenalina que hace diez o 15 años. En aquellos tiempos, el español se sinceraba cada tanto y, entre molesto y rebelde, hacía el siguiente planteo: ¿por qué tengo que aceptar estar en desventaja, por qué este torneo está hecho a la medida de determinados jugadores?
    En otras épocas, incluso en los años inmediatamente anteriores a que él debutara como profesional, el Masters se jugaba cada tanto en esas condiciones: al aire libre, ya fuera sobre césped, como en los ’70, o cemento o arcilla, en años posteriores. El último ejemplo fue el de Houston.
    Parte de la pelea pública que tuvo con Roger Federer entre finales de 2011 y principios de 2012 tuvo que ver con eso, con diferentes maneras de ver el circuito. Eran los años en los que Nadal decía «no somos amigos», y explicaba que sus amigos eran los de toda la vida en Mallorca.
    Hoy Nadal y el retirado Federer son amigos, el Masters sigue concebido tal cual lo vivió -y sufrió- desde que se clasificó a él por primera vez, y el tiempo de su carrera se acaba. Dos años, dice el tío Toni. ¿Lo logrará?
    Nadal promete que al menos lo intentará: «Si estoy aquí es porque estoy motivado. El año que viene la motivación y la ilusión estarán ahí (…) . Esto es deporte y hay que saber navegar dentro de la intranquilidad; esto se trata de confianza, de momentos, de calidad tenística. Y estos dos partidos no han sido un desastre. Lo que tengo que hacer ahora es volver, trabajar duro y mantenerme positivo todos los días; aceptar el desafío y sufrir un poco más de lo que toca”.
    Si estás leyendo esto es porque te gusta el tenis y disfrutas con el periodismo que hacemos. Si puedes y quieres colaborar, invítanos un KOFI para que podamos seguir contando las mejores #HistoriasDeTenis por el mundo.
    Invitame un café en cafecito.app

    Ex jefe de Deportes de DPA y de La Nación, ex presidente de la International Tennis Writers Association (ITWA). Autor de "Sin Red", un viaje por el mundo siguiendo a Roger Federer y Rafael Nadal, y de "Enredados", sobre el equipo argentino de Copa Davis. Cubrió más de 60 Grand Slams y entrevistó a los principales protagonistas de la escena del tenis en los últimos 30 años.

    Deja un comentario