Suscríbete
Suscríbete

Adiós Carlitos, bienvenido Carlos: Alcaraz y una prueba de fuego

Share on:
Facebook
Twitter
LinkedIn
¿Es Alcaraz el mejor tenista del año? Eso es debatible.
Su US Open y los Masters 1000 de Madrid y Miami, además del trofeo que este miércoles le entregó la ATP como reconocimiento al número uno del mundo, sólo pueden compararse en este 2022 a las campañas de los tenistas eternos: Rafael Nadal y Novak Djokovic.
El ránking, si bien es una medida objetiva, no siempre define quién es el “MVP”, en jerga de la NBA. Por ponerlo en contexto, ganar Roland Garros es mucho más que coronarse en Córdoba, Río, Santiago, Houston, Halle y Gstaad. Aunque el sistema de puntos dice que es exactamente lo mismo, y aquella bolsa de títulos es muy jugosa, los Grand Slam son los escultores de las leyendas.
Nadal tiene en 2022 a Australia y al Abierto de Francia. El serbio, Wimbledon, Roma y perfectamente podría lucir el Masters si sigue con el nivel mostrado hasta ahora: abrió la jornada arrasando 6-4 y 6-1 con Andrey Rublev. “Uno de mis mejores partidos del año. Ese segundo set jugué impecablemente”, dijo el serbio.
Carlos Alcaraz llegó a Turín, aunque no como le habría gustado a él. No está en Italia luchando por la copa de Maestros, pero sí recogió, muy feliz, el trofeo de líder de 2022. Sin ropa de tenis. Con camisa y chaqueta.
Pidió perdón por no haber podido jugar. Fue ovacionado, y muy nervioso, chapurreó su inglés y encantó con su sonrisa: «He hecho un trabajo muy duro. Fue muy difícil llegar acá. La energía de ustedes es un arma para mi tenis». Cerró con unas palabras en italiano para la galería. Carisma pura.
Alcaraz ya mira a 2023. Está en proceso de recuperarse de la lesión abdominal que sufrió en París, y arrancará la pretemporada el 28 de noviembre en la academia Equelite, la de sus entrenadores, Juan Carlos Ferrero y Antonio Martínez Cascales.
Se lo toma muy en serio. Será una temporada que encarará con una mochila diferente. Nunca antes alguien tan joven cargó con ese peso en enero. Y tampoco sucedía, precisamente desde el año en que nació Alcaraz, que el ránking anual se cerrara en la cima con alguien que no responde a los nombres de Federer, Nadal, Djokovic o Murray.
“Por primera vez he sentido presión. Sentí la obligación de ganar y eso me no me hizo jugar a mi nivel”, dijo en agosto durante el Masters 1000 de Montreal. Declaraciones honestas que demostraban humildad y madurez. No es fácil plantarse frente a los micrófonos tras una derrota y regalar esa confesión. Antes, la presión no la sentía. Veía la cancha como un parque de diversiones.
¿Qué pasó después de esa caída en Canadá? Volvieron rápidamente las sonrisas, hubo más risas. Martínez Cascales, coach de Ferrero en su época profesional y quien conoce a Alcaraz muy bien, recordó con CLAY un episodio de la gira norteamericana: “Después que hizo una volea impresionante, en vez de pegar un salto o expresar alegría, bajó a cabeza y sopló. Se le veía excesivamente presionado. Le mandé una foto a él y a Juan Carlos de ese momento. Le dije a Carlos que jamás reaccionara así ante una bola tan buena”.
Y llegó su primer Slam.
¿Podrá arrancar 2023 en modo feliz? En Australia aterrizará en lo más alto. Será el tenista que todos querrán bajar. No será en Melbourne el 32º del ránking como en el pasado enero. Alcaraz se enfrentará a otro escenario desconocido, y ahí estará el desafío.
“Mantenerme”, señaló como su objetivo Alcaraz, ante el cuestionamiento post Nueva York de qué era lo que venía ahora: “El objetivo es seguir trabajando con la misma humildad y seguir tratando de ganar torneos como este. ¿22 grandes? Por ahora pienso en el segundo”.
El segundo: Melbourne, que tendrá confirmado a un Djokovic hambriento y con ganas de que ya se empiece a olvidar el circo que inauguró en 2021 la conversación tenística anual, para pasar a hablar del décimo Abierto de Australia. Si no es ahí, luego viene Roland Garros, con Nadal en busca de su décimoquinto título. Y después Wimbledon, cuyo césped aún no entiende del todo.
Súmenle el resto de su generación, que ya brilla y que promete un 2023 explosivo. Félix Aliassime (que le ha vencido en sus tres encuentros), Holger Rune, Frances Tiafoe y Casper Ruud.
Alcaraz ya dejó de ser Carlitos. Ahora Carlos debe acarrear la inmensa presión de iniciar la temporada como el mejor. Tarea difícil. Prueba de fuego para ver de qué está hecho el número uno más joven de la historia.
+Clay  Ríos fue "irrespetuoso" - Juncheng Shang, o por qué desechar a un número uno

[ CLAY se lee de forma gratuita. Pero si puedes, por favor haznos un aporte aquí para poder seguir contándote las grandes #HistoriasDeTenis por el mundo. Es muy fácil y rápido. ¡Gracias! ]​

Etiquetas:

Las mejores historias en tu inbox

Historias de tenis

Estamos en:

© 2024 Copyrights by Clay Tennis. All Rights Reserved.