Suscríbete
Suscríbete

Zheng Qinwen, la semilla de Li Na y por qué el Abierto de Australia celebra su ascenso

Share on:
Facebook
Twitter
LinkedIn

Li Na pegó una palmada en el glúteo izquierdo de Zheng Qinwen, y el rostro de la joven de 21 años expresó una mezcla de sorpresa y felicidad. Ahí conoció en persona a su referente de toda la vida. Se abrazaron emocionadas.

El pasado y el presente del tenis femenino chino se encontraron por primera vez en Melbourne. Fue un momento hecho para ser viralizado en redes sociales el que produjo la organización del Abierto de Australia, cuando la ex 2 del mundo apareció delante de las cámaras mientras Zheng daba una entrevista para la TV.

Ambas compatriotas intercambiaron unas palabras en su idioma y posaron para los flashes. Zheng luego diría en una de las entrevistas en pista lo que seguramente todo espectador de ese momento se dio cuenta: “Honestamente creo que Li Na se ve muchísimo más bonita de cuando la vi por TV cuando era joven”.

En 2014, Li por fin levantó su trofeo favorito. Se le había arrancado dos veces en la final con duras derrotas (2011 y 2013), pero a la tercera pudo ganar en Melbourne frente a un Rod Laver Arena repleto y millones chinos viéndola por TV. Entre ellos, Zheng, de entonces once años fue testigo de esa final y del posterior discurso de Li, uno de los mejores que recuerden los Grand Slams.

Su ilusión comenzó a construirse tres años antes de ese momento de gloria para el tenis asiático. En Roland Garros, Li Na se convirtió en la primera persona asiática en ganar un Grand Slam (a la fecha, sólo se le sumó Naomi Osaka) y desde ahí algo cambió en la pequeña Qinwen.

+Clay  Los tenistas sufren con las pelotas: "Están matando nuestros cuerpos"

«En ese momento, todavía era una niña, ella me dio un sueño. ‘Oh, la tenista asiática, la jugadora china también puede ganar un Grand Slam’. Ella es una mujer espectacular, una inspiración para las asiáticas», dijo la número uno de China, y desde el lunes, top ten de la WTA.

En 2024 el tenis chino que “creó” Li Na comenzó a reencarnarse. Zheng aprovechó un cuadro favorable y se metió en la final del Abierto de Australia con el consejo de su campeona de una década atrás, que le dijo que no pensara demasiado y fuera por su objetivo. Aryna Sabalenka, número dos del mundo y campeona defensora será la absoluta favorita.

Tener a Zheng en el partido decisivo es meter un winner para el Abierto de Australia, que tiene en el mercado chino su aliado más fuerte.

Desde que el evento se comenzó a marquetear como el Slam de Asia, se firmaron acuerdos gordos con varios patrocinadores (incluso una de las pistas secundarias más importantes lleva el nombre de una marca china), se incrementaron los acuerdos con agencias de turismo y se vendieron varios derechos de televisión aprovechando el huso horario similar.

Zheng Qinwen
Zheng Qinwen en la portada de GQ Sports China

El tenis, que comenzó a ser un negocio billonario en China (en parte interrumpido por la pandemia y también por el lío con la desaparición de la ex tenista Peng Shuai) va retomando el rumbo de explosivo ascenso hasta 2019.

La consolidación y la mayor exposición mediática de la chica que goza del canto, el baile y la lectura fuera de la cancha, y que valora la presión de los partidos dentro de ella, llega con timing preciso.

+Clay  Cambiar "todo" en la vida y ser “más feliz” – Nicolás Jarry retorna a Australia después del doping inocente

Zheng agradece el legado de Li Na y se planta desafíos importantes, como confesó en Tennis Channel: “Creo que ella puso una pequeña semilla en mi corazón. Yo quiero ser como ella, e incluso mejor”.

China ya disfruta de la reencarnación de su máxima referente en el tenis, en una estrella joven que maravilla con su tenis y su imagen.

[ CLAY se lee de forma gratuita. Pero si puedes, por favor haznos un aporte aquí para poder seguir contándote las grandes #HistoriasDeTenis por el mundo. Es muy fácil y rápido. ¡Gracias! ]​

Etiquetas:

Las mejores historias en tu inbox

Historias de tenis

Estamos en:

© 2024 Copyrights by Clay Tennis. All Rights Reserved.