Suscríbete a nuestro newsletter

Porque además de los partidos hay mucho para contar

    TOP

    Viaje a la locura televisiva de Alex Corretja en París: «Lo que más me gusta es que una señora de 80 años me diga que le encantan mis comentarios»

    PARÍS – Alex Corretja sabe lo que es ser una estrella. Lo fue en sus años de tenista: número dos del mundo, campeón del Masters y la Copa Davis, bronce olímpico y dos veces finalista de Roland Garros. Muchos, en su situación, se retiran a un tercer plano una vez que dejan el tenis.
    No es su caso, reconvertido hoy en uno de los comentaristas televisivos más seguidos y apreciados del tenis: Corretja, ya sin jugar, sigue siendo una estrella. CLAY acompañó al español durante unas horas para ver de primera mano la estimulante locura de su día a día en Roland Garros como comentarista de Eurosport.
    «A mí esto me encanta, porque es lo más cercano que siento a estar jugando otra vez. Yo ya no quiero ni pretendo jugar. Me apasiona explicarlo, me doy cuenta de que lo que para nosotros resulta cotidiano, para los espectadores resulta excepcional. Lo que a ti te parece normal a ellos les parece extraordinario», explica el ex capitán de la Copa Davis, que fue contratado también por la Federación Francesa de Tenis (FFT) para hacer algunas de las entrevistas en los estadios, inmediatamente después de terminado el partido.
    Ese momento, el privilegio de ser el primero en hablar con quien acaba de ganar, es algo que Corretja valora, y mucho.
    «Eso es un lujo increíble, eso es indescriptible. Eres la primera persona que llega al chico o la chica que acaba de triunfar, es un orgullo, un privilegio. La verdad que no lo preparo, pero siento que prefiero hacerlo así. Es una mini charla de tres o cuatro minutos en la que mientras estoy viendo los últimos puntos me vienen cosas a la cabeza, es la forma de hacerlo lo más natural posible».
    La conversación con Corretja discurre como aquella escuela filosófica de la antigua Grecia: es peripatética. Nos vamos moviendo de un lado al otro con las oficinas de Eurosport como eje dentro del enorme complejo de Roland Garros.
    El español, de 48 años, está en impecable forma. Hiper delgado y fibroso, con menos kilos que en su época de jugador. Le da mucha importancia a su imagen, y es por eso que buena parte de la conversación discurre junto a un perchero de ropa. Camisas, pantalones, chaquetas, zapatos… El debate con la vestuarista acerca de qué ponerse para cada aparición en cámara insume su buen tiempo. Al final el acuerdo es que hace bastante calor, que será una aparición diurna y que tiene sentido optar por un «look» relajado, con camiseta polo y sin chaqueta.

    Alex Corretja elige su vestuario en las oficinas de Eurosport / SEBASTIÁN FEST

    Corretja está entusiasmado por lo que genera como comentarista de televisión, una faceta en la que incursionó hace ya años en Televisión Española (TVE) y en la que se consolidó en Eurosport.
    «Lo que más me gusta es que me venga una mujer de 80 años y me diga ‘me encanta estar en mi casa y escucharte comentar tenis. Y paralelamente me vienen novias, de chicos, que me dicen ‘increíble, nunca me gustó el tenis, y cuando me lo explicas me resulta muy  interesante. Antes mi novio miraba el tenis y me daba pereza y ahora me encanta porque tú lo explicas'».
    «Yo lo que intento es entender a los jóvenes, por eso alterno mucho redes sociales, sobre todo Instragram. Y mezclo técnica, táctica humor. Es un entretenimiento en el que el partido es el foco principal. Tu tienes que llegarle a la gente para que entienda qué está sucediendo y por qué está sucediendo».
    El universo de Eurosport incluye a otras ex estrellas del tenis como John McEnroe, Mats Wilander, Barbara Schett y otros.
    «Nos llevamos increíble, tenemos muy buena relación entre todos. No hay egos, no hay envidias. Cada uno habla como quiera, no es que decimos que uno dice lo malo y el otro lo bueno. Cada uno habla lo que le da la gana».
    ¿Cómo prepara el comentario de un gran partido?
    Corretja dice que es simple: no lo prepara.
    «Yo no tengo que preparar una final de Roland Garros, la comento, la siento. No soy periodista, no comento según los datos, comento según lo que veo y lo que siento».
    ¿Y qué ve y siente sobre Rafael Nadal, que viene lanzando mensajes crípticos acerca de su futuro en el tenis?
    «Por una parte lo veo jugar (ante Novak Djokovic) el partido que ha golpeado la pelota más fuerte de su vida, nunca le he visto golpear tan duro. Y por otra parte un poco preocupado, porque cuando él comenta que tiene esta situación, no sé si se refiere a que puede haber una bomba caída del cielo en la que diga ‘no quiero jugar más porque no quiero jugar más infiltrado’. Yo sinceramente me quedaría helado si eso sucede».
    La conversación se interrumpe, aparece Adelaide, del equipo de producción, y le lanza las últimas noticias del tenis. Corretja está al tanto de todas. Le hace también el briefing sobre todos sus pasos ese día, jueves de semifinales femeninas: dónde estará, a quiénes entrevistará, qué se espera de él. Corretja es una esponja: absorbe todo sin problemas.

     

    Mientras lo maquillan, Alex Corretja recibe el briefing de parte de Adelaide, una de sus productoras en Eurosport / SEBASTIÁN FEST

    Sale casi corriendo de las oficinas de Eurosport, se planta en una posición junto al estadio central. le dan un micrófono y comienza a analizar las semifinales. Primero en inglés, luego en español. No se equivoca, no hay que repetir tomas.
    Los espectadores que pasan por la zona le piden fotos, y Corretja hace algo inusual: los ubica en el lugar correcto para que tengan la mejor luz, algo que en general el fan no toma en cuenta.
    «Es que la luz en las fotos es todo. Ya que la hacen, que la hagan bien. Soy muy perfeccionista, lo he sido toda la vida, siempre he querido que todo esté como a mí me gusta, esa es mi forma de trabajar y de vivir, vivo todo al máximo, intento ser detallista con todo lo que hago. Si puedo hacerlo de diez, no quiero que quede de nueve».

    Análisis, en español y en inglés, de lo que sucede en Roland Garros 2022 / SEBASTIÁN FEST

     

    Selfies con Alex Corretja en Roland Garros / SEBATIÁN FEST

    Corretja cambia de dirección, se le suma Wilander, que camina a paso veloz sandwich en mano. Se ríen y se toman una selfie, el público se aglomera para verlos y escucharlos. Corretja está algo desconcertado: el sueco se apareció con un impecable traje azul de lino, sin corbata. Le habían dicho que iría informal, como él.
    Tras cumplir con el compromiso vuelven a las oficinas, a una sala que Corretja denomina «cuartel de bomberos». Una buena pantalla, un cómodo sofá y snacks y bebidas para pasar el tiempo.
    – ¿Dormiste bien, Mats?
    – Sí, buen sueño, largo, relajante.
    Ambos comentan las tensiones que hubo en el partido entre el noruego Casper Ruud y el danés Holger Rune. Un seguidor le dice en redes sociales a Corretja que él entiende el danés y le detalla lo que sucedió en ese agitado partido de cuartos de final.

    Alex Corretja, asombrado por el volumen de mensajes que recibe en las redes sociales / SEBASTIÁN FEST

    La paz es siempre de corta duración en ese «cuartel de bomberos».
    «Cuando vemos que alguien está 5-4 en el set final salimos corriendo a la pista para entrevistarlo. No puedes llegar tarde».
    Corretja es políglota. Además del catalán y el español habla razonablemente bien el inglés y el francés, pero también maneja el italiano. Y en Eurosport, una cadena que llega a 57 países, eso es un gran valor.
    La televisión es estrés por definición, porque hay que probar todo para que salga impecable: sonido, imagen, discurso.
    Pero Corretja no se estresa. «Yo no tengo ese estrés, mi mayor lema es pasármelo bien y disfrutar. Lo vivo muy natural».
    Quizás tampoco lo estresa, pero es algo que sí lo impresiona: el volumen de interacciones en sus redes sociales, twitter e Instagram.
    «Si te enseño mis redes sociales es una locura, una locura. Tengo un público súper fiel. Y siempre contesto personalizado, no hago copia pega. Contesto a veces desde el hotel a la una y media de la mañana. Y la gente lo agradece mucho».
    ¿Y cuando el lunes 6 de junio ya no haya Roland Garros, qué?
    «Yo vuelvo a casa y lo único que deseo es estar con mi mujer y mis hijas. Que me escriban me encanta, pero he aprendido a entender que eso es parte de mi personaje. Aunque me hace sentir feliz como persona».
    + posts

    Ex jefe de Deportes de DPA y de La Nación, ex presidente de la International Tennis Writers Association (ITWA). Autor de "Sin Red", un viaje por el mundo siguiendo a Roger Federer y Rafael Nadal, y de "Enredados", sobre el equipo argentino de Copa Davis. Cubrió más de 60 Grand Slams y entrevistó a los principales protagonistas de la escena del tenis en los últimos 30 años.

    Deja un comentario