Suscríbete a nuestro newsletter

Porque además de los partidos hay mucho para contar

    TOP
    Eric Babolat

    Eric Babolat sobre Nadal, Alcaraz y cómo encordar una raqueta: «Estoy seguro de que soy el único CEO capaz de hacerlo»

    PARÍS – Cuando te llamas Babolat, tu futuro parece estar escrito. O no, tal vez no tenga que estarlo, dice Eric Babolat, director general de la empresa de equipamiento de tenis más antigua del mundo y orgulloso socio de dos de las mayores estrellas del tenis, Rafael Nadal y Carlos Alcaraz.
    Ambos españoles juegan con Babolat. Nadal lo hace desde los nueve años, Alcaraz desde los diez. Son la continuidad de una historia que comenzó en 1875 en Lyon.
    Pierre Babolat fabricaba cuerdas de tripa natural para instrumentos musicales, pero entonces se cruzó en su camino Walter Wingfield, creador de las reglas del tenis (deporte al que llamaba «spharistike», juego de pelota en griego). Wingfield y la empresa británica Bussey, que necesitaba cuerdas para las raquetas de tenis, impulsaron a Babolat. Y la historia continúa hasta 2022.
    «Bromeamos con la gente de Wimbledon diciendo que somos más viejos que ellos. Ellos empezaron en 1877, nosotros en 1875», dice Babolat durante una entrevista con CLAY días antes del inicio de Wimbledon. La quinta generación de la saga iniciada por Pierre a finales del siglo XIX. Babolat no es un CEO cualquiera: sabe encordar raquetas.
    – Para muchos aficionados al tenis, Babolat es una empresa relativamente nueva. ¿Hasta qué punto es eso cierto?
    – Somos relativamente nuevos porque fabricamos productos que la gente puede ver, las raquetas, pero somos la marca más antigua de la industria del tenis, empezamos a producir cordajes en 1875. La gente conoce las raquetas, no se preocupa tanto por los cordajes, y nosotros llevamos fabricando raquetas desde 1994. Los primeros héroes del tenis, los Mosqueteros, eran franceses y recorrieron el mundo jugando con nuestros productos, al igual que Bjorn Borg.
    – ¿Por qué se decidieron a fabricar raquetas, querían ser más conocidos en la industria del tenis?
    – Los años dorados del negocio del tenis fueron la época de Bjorn Borg, cuando el tenis crecía mucho y estaba de moda por muchas cosas. Después de eso, bajó un poco. Nosotros, como fabricante de accesorios, hablábamos con los clubes, y ellos decían bueno, pero tengo que hablar con este tipo para las pelotas, con este otro para los cordajes, con el otro para las raquetas… ¿Por qué no nos traen una oferta más completa? Mi padre, en su momento, tomó la decisión de entrar en el mercado de las raquetas, mientras el mercado bajaba porque las raquetas eran de material compuesto y ya no se rompían. La gente conservaba las raquetas durante mucho tiempo. Pero entramos con una raqueta innovadora, la Pure Drive, que sigue siendo la raqueta más vendida del mercado. Fue diseñada para damas, para principiantes, muy ligera y fácil de jugar, no como las estándar, como la Pro Staff, raquetas muy rígidas. Las jugaban los profesionales porque era fácil moverlas en el aire, el primer jugador que ganó un Grand Slam con ella fue Carlos Moya, un tipo grande, sólo cuatro años después del lanzamiento de nuestra raqueta, lo que es bastante rápido. En diez años nos convertimos en el número uno del mundo en raquetas de tenis. Los propietarios de las tiendas conocían nuestra marca desde hacía años, así que cuando llegamos con raquetas se mostraron bastante abiertos a ellas. Y ya sabes que en el tenis las raquetas que usan los profesionales son muy parecidas a las que se venden en el mercado, cambian el peso y el equilibrio, pero poco más. La gente quiere jugar como Rafa pero no todos lo hacen, pero si quieres, con su raqueta puedes conseguir efectos.
    – Nadie puede jugar al tenis como Nadal… Y después de las raquetas vinieron las zapatillas, Otra vez, ¿por qué?
    – En 2002 lanzamos las zapatillas, porque consideramos que es un tema muy importante. En el tenis te mueves el 80% del tiempo de lado a lado, así que estábamos un poco frustrados porque no había zapatillas de tenis realmente dedicadas, eran más bien zapatillas de correr adaptadas con más material, pesadas y poco flexibles. Cuando corres necesitas mantener la dirección correcta y absorber el impacto, así que innovamos y trabajamos en una asociación con Michelin, de la que estamos muy orgullosos. Todas las zapatillas Babolat están equipadas con una suela hecha por Michelin, para un agarre específico en la arcilla, el césped, etc.
    – Así pues, eligieron al hombre adecuado para diseñar la raqueta y a la empresa adecuada para las zapatillas. ¿Esto es suerte o qué?
    – Por supuesto, era nuevo para nosotros, pero al trabajar en el tenis desde 1875, haciendo cordajes, trabajando con las máquinas de encordar en el tour, teníamos el conocimiento sobre los jugadores, sobre las raquetas, no era habitual para nosotros diseñar una raqueta, pero nos gusta la innovación. El impacto que buscamos es el del club, donde encontramos a los futuros campeones. Nadal ha jugado con Babolat desde los nueve años, y Alcaraz desde los diez. Al principio, sólo son buenos jugadores en su club.
    – Tiene a Nadal y a Alcaraz, al presente y al futuro…
    – Sí, también está en el ADN de nuestra marca tener campeones. Los mosqueteros, Suzanne Lenglen y Bjorn Borg jugaban con Babolat. También buscamos a los que vienen, tenemos cerca de 300 jugadores en el equipo internacional con contrato, juniors, seniors, embajadores… En Roland Garros este año hubo cuatro jugadores de 19 años en cuartos de final, y tuvimos a tres de ellos, Alcaraz, Leylah Fernández y Holger Rune. Esto se debe a que estamos en los clubes y en las academias todos los días.

    Mar 19, 2022; Indian Wells, CA, USA; Rafael Nadal (ESP) gripping shakes hands Carlos Alcaraz (ESP) after their semifinal match at the BNP Paribas Open at the Indian Wells Tennis Garden. Mandatory Credit: Jayne Kamin-Oncea-USA TODAY Sports

    – Se puede decir que tienen buen ojo…
    – (Risas) Los jugadores también vienen a nosotros. Y detectamos algunos que son mejores que otros y los elevamos al nivel internacional.
    – Los drop shots son una tendencia en el tenis de hoy. ¿Ayudan las raquetas de Babolat a ello?
    – Estamos cerca de los jugadores. El juego se ha vuelto más potente, y los drop shots son una forma de romper el sistema, de cambiar el ritmo. Rompes el ritmo. Es una especie de ataque también, y agradable para los espectadores. Por otro lado, ajustamos el material para que los jugadores se adapten a cómo quieren jugar. Nuestros ingenieros les proporcionan soluciones.
    – Son ustedes socios oficiales de Wimbledon, ¿qué significa esto para ustedes?
    – Estamos equipando a los jugadores, estamos dando un servicio a los jugadores, encordando y personalizando las raquetas. Nos convertimos este año en el encordador oficial de Wimbledon, pero también somos la zapatilla y la raqueta oficial del torneo, los recogepelotas corren con nuestras zapatillas, desde 2015 lo hacemos, estamos orgullosos, nos asociamos con una de las mayores marcas del deporte. Y bromeamos con la gente de Wimbledon diciendo que somos más viejos que ellos. Ellos empezaron en 1877, nosotros en 1875. Lo que me gusta de Wimbledon es que la gente de allí ama las tradiciones y la innovación, es un pequeño equilibrio que hace que sea muy emocionante formar parte de él.
    – ¿Juega usted al tenis?
    – Me gusta jugar al tenis cuando puedo. Como jugador familiar, tuve la suerte de tener una cancha en casa de mis abuelos, así que jugaba con mis primos, jugaba con mi familia. He jugado muy pocas competiciones oficiales, y la primera vez que jugué con alguien que no era de mi familia me sentí extraño. En mi empresa hay gente que juega muy bien, tenemos ex jugadores profesionales, me encanta verlos jugar, estoy muy lejos de su nivel. También me gusta jugar al pádel.
    – ¿El pádel es algo reciente para usted y para Babolat?
    – En Babolat tenemos pádel desde hace 20 años. Yo empecé hace 10 o 15 años. Tengo a mis hijos en Barcelona, así que cuando vamos allí, juego al pádel. Es más fácil que jugar al tenis. A los niños les cuesta entender que hay que aprender algo antes de empezar a jugar. Yo quiero jugar, dicen. Vale, primero tienes que aprender. No, quiero jugar (risas).
    – Siendo un Babolat, ¿tuvo la oportunidad de hacer algo diferente a dirigir Babolat?
    – Podría, pero la historia dice que trabajo en la empresa y que tomé la dirección de la empresa hace años porque mi padre falleció bastante joven. Hay algo de genética en el negocio familiar, pero no me crié con el objetivo de dirigir la empresa, aunque estaba orgulloso de lo que hacía la compañía. Empecé a trabajar en Alemania para una empresa que no tenía nada que ver con el tenis, y luego en Austria para Babolat. Y de niño tuve la oportunidad de hacer trabajos de verano encordando las raquetas, era una forma de ganar algo de dinero y aprender inglés. Encordar una raqueta no es tan difícil, pero te das cuenta de lo importante que es para ellos.
    – Entonces, ¿usted sabe cómo encordar una raqueta perfectamente?
    – ¡Estoy seguro de que soy el único jefe de una empresa de tenis que es capaz de hacerlo! ¿Qué puedo decir…? Estoy muy orgulloso. Somos el número uno en raquetas, ¡y todo ha llegado un poco más rápido de lo que esperábamos!
    – Hay una raqueta Babolat-Nadal, ¿planean también una Alcaraz?
    – Nunca hemos tenido una raqueta con el nombre de un jugador, pero Rafa es tan fuerte que decidimos hacer una. Quizá algún día hagamos una para Alcaraz, por qué no. Lo que queremos es que los jugadores del club, viendo un partido, digan quiero jugar este tipo de juego, por lo tanto tengo que elegir este tipo de raqueta. Esperamos que Alcaraz sea tan fuerte como Nadal, el potencial está ahí, el carácter están ahí. Y tiene valores, ama el juego, eso es importante para nosotros. Y Nadal es de otro planeta, pero es tan humilde por el otro lado… En Roma celebramos la convención este año con todos nuestros países, y tuvimos a Toni Nadal como ponente. Estuvo dando ejemplos de cuando entrenaba a Nadal, y siguió la misma filosofía: somos buenos, pero queremos mejorar para ser mejores.
    Imagen principal: Eric Babolat, en París tras la entrevista con CLAY / SEBASTIÁN FEST
    + posts

    Ex jefe de Deportes de DPA y de La Nación, ex presidente de la International Tennis Writers Association (ITWA). Autor de "Sin Red", un viaje por el mundo siguiendo a Roger Federer y Rafael Nadal, y de "Enredados", sobre el equipo argentino de Copa Davis. Cubrió más de 60 Grand Slams y entrevistó a los principales protagonistas de la escena del tenis en los últimos 30 años.

    Comentarios (2)

    • François Dor

      According to Dr Jean-Pierre de Mondenard, Rafa Nadal is doped since 18 years :
      https://dopagedemondenard.com/tag/rafael-nadal/
      He takes xylocaïne, a product forbidden in cyclism.

      reply
    • Eduardo

      Babolat es una empresa muy fiable y orientada al mundo de la raqueta.
      Excelente entrevista. Gracias!

      reply

    Deja un comentario