Suscríbete
Suscríbete

Alcaraz hace historia grande con la conquista de Roland Garros 

Alcaraz makes history in Roland Garros
Carlos Alcaraz, campeón de Roland Garros 2024 / SEBASTIÁN FEST
Share on:
Facebook
Twitter
LinkedIn
PARÍS – El español Carlos Alcaraz hizo este domingo historia de la grande al conquistar Roland Garros, porque se convirtió en el jugador más joven de la era profesional en alzar tres títulos de Grand Slam en tres superficies distintas.
 
Alcaraz, de 21 años, se impuso 6-3, 2-6, 5-7, 6-1 y 6-2 al alemán Alexander Zverev para sumar el Abierto de Francia a los títulos del US Open 2022 y Wimbledon 2023.
«Sufrimos mucho con la lesión en las semanas previas», dijo Alcaraz durante una ceremonia de premiación en la que recibió el trofeo de manos del sueco Bjorn Borg, cinco veces campeón del torneo.
«Estoy muy agradecido con la gente que tengo alrededor de mí, me hacen mejorar como jugador y como persona mientras voy creciendo. Les digo equipo, pero son familia. Y tengo la suerte de tener a parte de mi familia aquí. Cuando salía del colegio corría a casa a encender el televisor para ver este torneo, y ahora tengo este trofeo».
 
Tras una final de cuatro horas y 19 minutos de duración, Zverev, de 27 años, mantiene la asignatura pendiente de ganar alguno de los cuatro grandes torneos del tenis.
 
Para los fanáticos de las estadísticas: ¿alguna vez alguien comenzó una final de Grand Slam con dos dobles faltas consecutivas? Es lo que hizo Zverev en el primer juego, y ese inicio torcido le permitió a Alcaraz tomar ventana tenística y psicológica desde el inicio. Con 40-40 atacó con una devolución de derecha implacable, para definir con una volea baja de revés cruzada que fue perfecta. Y un minuto después se llevó el juego.
 
Ese era su plan, no en vano al ganar el sorteo eligió devolver el saque: quería quebrar a su adversario desde el primer momento del partido. 
 
El plan tuvo, sin embargo, un contratiempo: el español entregó su servicio la primera vez que le tocó sacar, que es algo que le había sucedido en la mayoría de los partidos en este torneo.
 
Alcaraz se recuperó: quebró en el quinto juego y tuvo a Zverev sacando 2-4 y 15-40, pero no fue capaz de rematar ese juego.
 
De todos modos, el español estaba mucho más suelto y confiado que en los inicios de la semifinal ante el italiano Jannik Sinner. Por momentos parecía divertirse con la variedad de tiros y efectos que probaba contra el alemán. Fue así que, en un día algo fresco y que a medida que avanzaba la final se haría creciente y molestamente ventoso, Alcaraz se llevó el primer set 6-3 con una fantástica derecha cruzada que su rival no pudo ni correr.
 
El viento comenzó, en efecto, a ser un factor clave, con polvo que se levantaba y remolinos que modificaban la trayectoria de la pelota. En una de esas turbulencias Alcaraz falló una derecha de manera grosera para lanzar un involuntario home-run a las gradas y, en el punto siguiente, perder el servicio.
 
Con 3-2, Zverev defendió el servicio para 4-2, para que Alcaraz ingresara en los momentos menos consistentes de la final. Tanto fue así, que el español, entregó su saque con una doble falta para darle una ventaja de 5-2 al alemán, que remató el set por 6-2. Zverev había ofrecido puntos de alta calidad en el parcial, ¿qué sucedería en el tercero?
 
Alcaraz dejó de lado la frustración, recuperó buena parte de la consistencia e incluso la alegría en el juego. Salvó un break point sacando 4-2 con una combinación de drop-shot y passing de revés y, en medio de un viento cada vez más endemoniado que cruzaba la arcilla naranja, parecía encaminarse a capturar el tercer set.
 
Pero Zverev ya no era el del inicio, los tiros del alemán llevaban mucha más pimienta y su espíritu era el de un luchador. Un luchador que volvió a quebrar el saque de su rival para reducir distancias a 5-4.
Alcaraz y Zverev en uno de los puntos más lucidos de la final de Roland Garros 2024 / SEBASTIÁN FEST
 
La final no era buena. Había algunos puntos muy lucidos, sí, pero la irregularidad de ambos se imponía, con cada vez más derechas falladas, verdaderos home-runs por parte de Alcaraz, que volvió a entregar el servicio para quedar en la peor de las situaciones: Zverev sacando 6-5 tras haber contado el español con ventaja de 4-2 y su servicio.
 
Con Zverev set point, el alemán planteó un duelo de pelotas altas, bombeadas, casi globos, con la intención de desquiciar a Alcaraz en medio del viento. Lo logró y se llevó el set por 7-5, un panorama muy diferente al que se planteaba hasta hacía pocos minutos antes.
 
El alemán ya había estado antes en una situación similar: fue en la final del US Open 2020 con ventaja de dos sets a cero sobre el austríaco Dominic Thiem y, en el quinto parcial, con su servicio para ganar el torneo. El campeón fue Thiem.
 
¿Sucedería algo parecido en París, el campeón sería finalmente Alcaraz?
 
El español apretó el puño al quebrar para 2-0 el servicio de su rival y nuevamente al dejarlo sin respuesta con un drop de revés y adelantarse 4-0. La final, modesta en cuanto a nivel, se encaminaba a la definición en un quinto set.
 
Puño apretado de Alcaraz, que en un cambio de lado fue atendido médicamente por una molestia en la pierna, y quinto set.
 
En ese parcial de definición Alcaraz mostró el hambre competitivo que lo impulsa. Con la cancha central ya casi completamente en sombras, solo con algunos jirones de sol, encontró la manera de poner a la defensiva a un rival que discutía los piques de algún tiro con el juez de silla ys e ganaba el abucheo del público, masivamente inclinado a favor del español.
 
Alcaraz, sin brillar, luchaba y creía, e incluso sonreía, gran contraste con el alemán, dueño de un gesto agrio y tenso en todo momento. Fue así que la victoria, que en el estadio está escrito que es «para el más tenaz», cayó finalmente  de su lado.

Alcaraz conquista Roland Garros

El español se apoyó mucho, como siempre, en su equipo técnico en las gradas, en el que destacaba Juan Carlos Ferrero, entrenador de Alcaraz y algo más en la tarde bisagra del 9 de junio de 2024 en París: Ferrero fue, en 2003, el último español en ganar Roland Garros antes de que Rafael Nadal convirtiera el torneo en su monopolio personal.
Veintiun años después, Alcaraz toma el testigo de Ferrero a la espera de lo que pueda suceder en 2025, cuando presumiblemente Nadal juegue por última vez el Abierto de Francia.
+Clay  "El tenis es exageradamente tradicional y sus límites se han quedado atrás" - entrevista con Jaume Munar

[ CLAY se lee de forma gratuita. Pero si puedes, por favor haznos un aporte aquí para poder seguir contándote las grandes #HistoriasDeTenis por el mundo. Es muy fácil y rápido. ¡Gracias! ]​

Etiquetas:

Leave A Comment

Las mejores historias en tu inbox

Historias de tenis

Estamos en:

© 2024 Copyrights by Clay Tennis. All Rights Reserved.