Suscríbete
Suscríbete

Las caderas de Alcaraz no mienten y están listas para Djokovic: «No es el momento para tener miedo»

Alcaraz's hips
Share on:
Facebook
Twitter
LinkedIn

LONDRES – «Toda la atracción, toda la tensión, qué acaso no lo ves (baby), ¿que es la perfección?».

Lo cantaba Shakira en 2006. Carlos Alcaraz lo podría haber bailado, quizás, cuando tenía dos años. La frase de «Hips don’t lie», una de las canciones más populares de la colombiana, puede usarse como referencia para lo que se espera que ocurra este domingo 16 de julio en Wimbledon. Juegan Novak Djokovic y Alcaraz por el título de Wimbledon.

«Siempre soñé jugar una final de Wimbledon. Es una final y creo que no es el momento para tener miedo ni estar cansado. Creo que puedo ganar aquí», dijo el español en la entrevista en pista.

Shakira lo vio desde la primera fila en la Cancha Central. Llegó en mitad del segundo set para ser testigo del espectáculo que brindó el número uno del mundo ante el ruso Daniil Medvedev, que acabó con un triple 6-3 a favor del tenista de 20 años.

Shakira visitó el Court Central para ver Alcaraz – Medvedev

La razón por la que la cantante bautizó así la canción ultra bailable hace 17 años la explicó a la revista Women’s Health: «Cuando estoy en el estudio y se cuando una canción está lista para sacarla del horno, es el momento exacto en que mis caderas se empiezan a mover».

«Cuando mi cuerpo reacciona físicamente a una canción, sé que ya está en su punto. Le decía a mis músicos: ‘¡mis caderas no mienten! ¿Se mueven? No, no se mueven. Entonces la canción no está lista.'», comentaba la colombiana.

El que ya está dispuesto es Alcaraz.

«Yo estoy listo para esto», dijo el español, alimentándose del cariño de la gente y sabiendo que la revancha de este domingo será tanto con Djokovic como consigo mismo dado el antecedente en París.

+Clay  "Cuando dejé de compararme con tipos como Zverev, ahí maduré" - entrevista a Juan Pablo Varillas

En la semifinal del Abierto de Francia sus caderas no mintieron. Su cuerpo no le mintió. Porque estaba aterrado. Porque las expectativas acarrearon nervios incontrolables. Porque los calambres aniquilaron a un chico que a sus 20 años se suponía que debía ser él quien sacara ventajas físicas frente a un rival de 36. Porque la mente de un joven inexperimentado (aunque pareciera que ya lleva muchos años en el circuito) acabó frenando el partido que estaba siendo fascinante.

Alcaraz aprendió la lección y en Londres, desde la primera vez que se sentó frente a los medios, dijo que estaba esperando verse de nuevo con Djokovic.

Que se preparen los fans, la prensa. Que se preparen los historiadores también. Lo que va a ocurrir este domingo lo van a querer ver todos.

O Djokovic alcanza el techo que impuso Margaret Court hace cincuenta años, o Alcaraz rompe con diez años de invicto de Djokovic, le arrebata el sueño del Grand Slam al serbio y comienza a escribir el fin de una era gloriosa.

Atractivo. Tenso. ¿Todavía no lo ves?

Acaso perfecto.

[ CLAY se lee de forma gratuita. Pero si puedes, por favor haznos un aporte aquí para poder seguir contándote las grandes #HistoriasDeTenis por el mundo. Es muy fácil y rápido. ¡Gracias! ]​

Etiquetas:

Las mejores historias en tu inbox

Historias de tenis

Estamos en:

© 2024 Copyrights by Clay Tennis. All Rights Reserved.