Suscríbete a nuestro newsletter

Porque además de los partidos hay mucho para contar

    TOP

    Djokovic es un caballero, pero no es ‘cool’. Monfils y Dimitrov, ellos son ‘cool’ – Entrevista con Alexander Bublik.

    NUEVA YORK – Con perdón de Roger Federer y Rafael Nadal, Alexander Bublik es uno de los hombres del momento. Con un helado casi derretido que devoró en los primeros minutos de la entrevista, el kazajo de origen ruso tiene muy claro lo que le gusta y lo que no: si juega al tenis es porque su padre se lo impuso, y si le piden que defina a un jugador «cool», nunca pensaría en Novak Djokovic: sus hombres son Gael Monfils y Grigor Dimitrov.
    «Gael, Gael. Él es la definición. Es relajado, le gusta el público. Yo defino ‘cool’ como Gael Monfils. Y Grigor Dimitrov», dice Bublik durante una reveladora conversación con CLAY en Nueva York, un par de semanas antes de su inusual decisión de intentar ganar un punto en la final del ATP 250 de Metz golpeando la pelota con el mango de su raqueta. Perdió el punto y recibió las pifias de la gente. Él respondió con risas. También luego cedió la final ante el italiano Lorenzo Sonego.
    Bublik tiene las ideas muy claras: probablemente no sea aconsejable salir de fiesta con él, pero sí decidir la vida de su hijo a los dos años. Eso es lo que le ocurrió a él, cuando su padre determinó que sería tenista, una vida que odiaba durante la mayor parte de su carrera. Sólo ahora se está haciendo amigo de la raqueta. Incluso con la arcilla.
    «¿Te importa que tome helado?», dice al principio de la entrevista.
    Cómo decirle que no.
    A principios de agosto nació su primer hijo y todo cambió para él.
    «No quiero que mi hijo sea tenista», dice Bublik. Su padre le regaló una raqueta a los dos años, y nunca le preguntó si le gustaba.
    – ¿Cómo es que no le gusta jugar en una superficie tan bonita como la arcilla? ¿Es por los calcetines sucios?
    – Simplemente no me gusta, pero hoy en día no me importa. Me gusta jugar donde sea. Realmente lo disfruto. Si es arcilla, es arcilla. He cambiado el enfoque en muchas cosas desde que nació mi hijo. Al fin y al cabo es mi trabajo y tengo que hacerlo bien.
    – ¿En qué aspectos ha cambiado su vida?
    – Es difícil de explicar. ¿Tienen hijos?
    – No.
    – Una vez que los tienes, no sé cómo, pero tienes que dar vuelta la página. En cuanto empieza a gritar, tienes que olvidarte de todos tus otros problemas. Estás fuera. Todo lo demás está jodido. Sinceramente, eso es lo que pasa.
    – ¿Cómo se llama?
    – Vasily.
    – Entonces, Vasily cambió su carrera.
    Tal vez en el buen sentido, tal vez en el mal sentido. Ya veremos. Sólo tengo veinte días como padre. Desde que nació, honestamente no me importa nada. Sólo me importa él. Así que si me dicen arcilla, juego en arcilla, césped, juego en césped. Si tengo que jugar a las once, juego. Nada más me importa realmente.
    – ¿Qué otras cosas acepta ahora en el tenis que antes le disgustaban mucho?
    – Sólo tengo que dar un buen ejemplo y tengo que disfrutar de lo que hago.
    – ¿Es la vida del tenista una vida ‘cool’?
    – No.
    – ¿Por qué?
    – Por los viajes.
    – Pero mucha gente moriría por viajar como usted. ¿Por qué cree que es algo negativo?
    – Hay mucha gente que sueña con tener agua potable, ¿sabes? Así que no se trata de que no lo aprecie. Es porque simplemente no me gusta. Eso es todo.

    Bublik justo antes de golpear la pelota con el mango de su raqueta durante la final del ATP 250 de Metz // TENNIS TV

    – ¿Intentas que el tenis sea más ‘cool’ con tu forma de jugar?
    – No. Sinceramente, no me importa. Juego por mí mismo. Ahora para mi familia. Si a la gente le gusta, está bien. Si no, bien también. No me cambia nada.
    – Pero usted es el tipo de jugador que expresa mucho lo que se divierte en la cancha.
    – Sí, especialmente ahora. Empecé a divertirme mucho durante el Abierto de Francia de este año. Y desde entonces realmente disfruto jugando al tenis. ¿Once de la mañana y 40 grados fuera? Sí. ¡Eso está bien!
    – ¿Qué le gustaría ser si no fuera tenista?
    – La verdad es que no lo sé, porque me gustaría ser muchas cosas, pero si no fuera tenista no haría el dinero que hago, y no sería tan libre como soy. Pero si me dicen que puedo tener una cantidad ilimitada de dinero, entonces me gustaría ayudar a las generaciones jóvenes, no sólo a los tenistas. Dar la oportunidad a los niños de acceder al deporte, ayudar a la gente, tener una fundación. Nunca tuve la opción de no ser tenista.
    – ¿Nunca?
    – No, nunca tuve otra opción. Mi padre me dijo que jugara, y jugué. Mi madre lo apoyó.
    – ¿Qué edad tenías cuando le dijo que jugara?
    – Dos años, probablemente. No lo recuerdo. Nunca se planteó la cuestión de si quería o no. En mi familia era así. No creo que se planteara como una pregunta.
    – ¿Por qué su padre tenía esta actitud? ¿Era un fanático del tenis que quería que su hijo fuera una estrella del tenis?
    – Es una gran actitud. Si quieres que tus hijos sean buenos tienes que cuidarlos, tienes que decirles lo que tienen que hacer.
    – ¿Haría lo mismo con Vasily?
    – No quiero que sea tenista.
    – Pero digamos que quiere que sea astronauta, economista… ¿Le diría que haga lo que usted quiere?
    – Si veo que es bueno en algo, sí, porque es un niño. No tiene ni idea. Yo tengo 25 años. Ahora quizá me he dado cuenta de que hace siete años era muy estúpido. Y tenía 18 años, ya estaba jugando a un tenista top 100. Así que, por supuesto, tienes que decirle a tus hijos lo que tienen que hacer. Si les das libertad, verás en qué se convierten.
    – Se toma en serio su responsabilidad como padre…
    – Por supuesto que tienes que asumir la responsabilidad. Ahora a la gente no le gusta esto, quieren decir que no es su culpa, esto o lo otro. Asumir responsabilidades es parte de la vida.
    – ¿Disfrutó el título de Elena Rybakina en Wimbledon? Ambos tienen algo en común, ya que nacieron en Rusia y representan a Kazajstán.
    – Sí, por supuesto. La victoria de Elena es estupenda para el país, para todo, teniendo en cuenta lo que está pasando nuestra Federación. Las inversiones han dado sus frutos, ya lo están haciendo desde hace muchos años, desde que juego yo, desde que juega Mikhail Kukushkin. Lo de Elena es sólo una guinda de la torta. Estoy orgulloso de la Federación porque sé el trabajo que han hecho. Lo mucho que han ayudado a los jugadores, lo mucho que me han ayudado a mí. Este logro para Elena y para el país es grandioso.
    – Federer, Nadal, Djokovic… ¿Quién es el más ‘cool’?
    – Seamos sinceros, no he pasado mucho tiempo con Roger, ni con Rafa. Así que para mí el más cool es Novak.
    – ¿Por qué?

    Un funcionario de la ATP interrumpe la conversación. El tiempo asignado para la entrevista no está ni siquiera cerca de completarse. Los tres implicados en la conversación (los dos periodistas y el jugador) quieren seguir. «No te preocupes. Me gusta, me gusta», dice Bublik.

    – Entonces, no hubo suficiente tiempo para compartir con Federer, decía.
    – Sí, no hubo mucho tiempo con Roger. Cuando llegué ya estaba abandonando, no jugaba mucho. Con Novak hablamos mucho desde que empezó el Covid. Yo no diría que es cool, tiene 35 años, no puede ser cool con 35 años y padre de dos hijos. Es un caballero, un tenista y un padre orgullos. Y es genial para el deporte.
    – Y además de estos tres tipos, si tiene que mencionar a un par de tenistas realmente ‘cool’ ¿A quién elegiría?
    – (Gael) Monfils es cool. Grigor (Dimitrov) es cool. Con esos dos me llevo muy bien.
    – Tal vez debería definir ‘cool’. ¿Qué entiende por ‘cool’?
    – Gael, Gael. Él es la definición. Es tranquilo, le gusta el público. Yo defino ‘cool’ como Gael Monfils.
    – ¿Es cierto que Alexander Zverev y usted tuvieron una pelea cuando eran jóvenes?
    – Sí.
    – ¿Qué pasó?
    – No contaría la historia. Está en el pasado. Sí, tuvimos una pelea, estuvo ahí, pero no quiero entrar en detalles.
    – ¿Al menos puede decir quién ganó?
    – Los dos estamos aquí, así que todo el mundo quedó a salvo.
    – Entonces, no fue tan terrible.
    – No creo que debamos hablar del pasado, especialmente en este tipo de casos.
    – ¿Es bueno para la fiesta?
    – Solía serlo.
    – ¿Qué te hizo cambiar? ¿La familia?
    – Bueno, antes de conocer a mi mujer, que era mi novia por aquel entonces, sí, salía mucho de fiesta, sí. No es bueno salir de fiesta cuando estás en una relación, ¿no?
    – No estoy seguro de eso.
    – Tienes que ser leal, cuidar de la persona con la que estás.
    – A menos que salgan de fiesta juntos.
    – Sí, bueno, salimos de fiesta juntos.
    – ¿Cómo era salir de fiesta usted?
    – No lo sé, puedes preguntarle a alguien que haya salido de fiesta conmigo.
    – Desafortunadamente no conozco a nadie.
    – De todos modos, no te lo dirán.
    – ¿Cuál es su sueño en el tenis?
    – Yo no diría que es un sueño, es una meta. Porque los sueños creo que son cosas que no se pueden conseguir. Mi objetivo es mantenerme sano y jugar mucho tiempo. Si puedo estar entre los 30 y los 40 primeros hasta el final de mi carrera, dentro de diez o quince años diría que ha sido una carrera exitoso.

     

    Foto de portada: Bublik en el centro de prensa del Billie Jean King National Tennis Centre // SEBASTIÁN FEST
    Si estás leyendo esto es porque te gusta el tenis y disfrutas con el periodismo que hacemos. Si puedes y quieres colaborar, invítanos un KOFI para que podamos seguir contando las mejores #HistoriasDeTenis por el mundo.
    Invitame un café en cafecito.app

    Reporteando el tenis alrededor del mundo desde hace 10 años. Ha colaborado con medios como La Tercera, Cooperativa, Infobae, y Racquet. Fundador del ex programa de radio Tercer Saque. Pluma & Lente es su espacio personal donde cuenta sus viajes y aventuras.

    Deja un comentario