Suscríbete a nuestro newsletter

Porque además de los partidos hay mucho para contar

    TOP

    Carta desde Londres (15): Popcorn para el bromance de la final de Wimbledon

    LONDRES –  Nick Kyrgios, a quien la gente podrá amar o detestar, demuestra en cada Grand Slam que es el GOAT de las conferencias de prensa. «Greatest of All-Time» (El mejor de todos los tiempos) para declarar. En ellas puede hablar de tenis, de su vida, de otros jugadores, o de básquetbol.
    Y casi siempre la prensa tendrá en el menú siete u ocho titulares. Un problema que para los periodistas, es un problema de lujo.
    El australiano fue por varios años, un “enemigo público” en los Balcanes por los constantes disparos a Novak Djokovic. Los últimos, en tiempos de pandemia, cuando el serbio era un desobediente.
    En junio de 2020, Djokovic organizaba el bochornoso Adria Tour, un mini-circuito de tenis por Serbia, Croacia y Bosnia, mientras el tour ATP estaba suspendido. Con público, sin distanciamiento social, ni mascarillas. Fiesta incluida. Y el virus, festinando.
    Kyrgios, refugiado en su casa de Canberra era el que más criticaba su errado liderazgo. Antes, ya se burlaba por otras cosas del serbio.

    El aussie tiene claro que el tenis es un deporte que necesita más publicidad, y sobre las polémicas de entonces, hoy comenta: “Fue bueno para los medios en su momento, saludable para el deporte. Siempre que jugamos había expectativa”.
    «Tenemos una especie de bromance. Nos mandamos DM’s por Instagram. Es raro».
    «Y yo casi que fui el único jugador que se puso de su lado en ese drama del Abierto de Australia», recuerda.
    Fue en ese circo entre el gobierno de Australia y Djokovic en enero, que en Serbia pasaron del odio al amor por Kyrgios.
    “No sé si lo puedo llamar bromance… todavía. Pero es verdad que no teníamos la mejor relación, pero que sí mejoró desde enero. Cuando lo estaba pasando mal en Australia, él fue de los pocos que me apoyó públicamente, y lo respeto mucho por haberlo hecho.”, comentó Djokovic.
    El frente a frente lo lidera Kyrgios 2-0, sin sets ganados por Djokovic. Pero esta es la final de Wimbledon, instancia que el europeo juega por séptima vez, además de tener en el currículum otras 25 finales de major. Lleva 27 partidos invicto, y es al mejor de cinco sets. Favorito es Djokovic por donde se le mire.
    ¡Preparen el popcorn!
    Quien juega la primera final de un grande, igual que Kyrgios, es la tunecina Ons Jabeur. Les cuento quién es, en este interesante perfil de una chica carismática, distinta y con un tenis excéntrico.
    Y cómo no, también les recomiendo la entrevista que hace Sebastián Fest al periodista Guillermo Salatino, que en Wimbledon cubre su último Grand Slam, después de una impresionante ruta de 147 torneos grandes durante 45 años. No dejará de comentar, pero sí de viajar.

    Guillermo Salatino, en Wimbledon 2022, su último torneo de Grand Slam / SEBASTIÁN VARELA NAHMÍAS

    Describe Fest: «Salatino fue decisivo para que aquellos que amaron a Guillermo Vilas, Gabriela Sabatini, José Luis Clerc, David Nalbandian, Guillermo Coria o Juan Martín del Potro entendieran qué pasa en ese rectángulo que a veces es anaranjado, otras veces verde y tantas otras azul”
    “Salata”, ¡Los Grand Slams te extrañarán!
    Ustedes no nos extrañen tanto, que ya volvemos mañana.
    + posts

    Reporteando el tenis alrededor del mundo desde hace 10 años. Ha colaborado con medios como La Tercera, Cooperativa, Infobae, y Racquet. Fundador del ex programa de radio Tercer Saque.
    Pluma & Lente es su espacio personal donde cuenta sus viajes y aventuras.

    Deja un comentario