TOP

Federer, Nadal, Del Potro, Kournikova, Sabatini, Graf, Ríos, Agassi: Nick Bollettieri en una entrevista inédita

El tenis de las últimas cuatro décadas sería distinto de no haber existido Nick Bolletttieri, que murió este 4 de diciembre de 2022, a los 91 años.
A la hora de mantener una conversación sobre tenis, Bollettieri era una de las personas más interesantes que uno podía encontrarse. Sabía mucho, muchísimo, pero además lo contaba con pasión y alegría.
Esta entrevista, inédita, fue hecha en febrero de 2019 en Río de Janeiro, durante el Río Open.

***************************************************************************************

El estadounidense necesitó apenas una frase para que se entendiera el secreto de su éxito: «La edad son números, solo números. Para mí, yo soy un muchacho joven».

Nick Bollettieri junto a Sebastián Fest, su entrevistador / RÍO OPEN

«¡Del Potro es como la Estatua de la Libertad!», dijo durante un tramo de la entrevista en el torneo brasileño. La conversación fue un verdadero repaso por el tenis de los ’80 y los ’90, sus épocas de mayor influencia. En la entrevista, Bollettieri reveló algunos secretos de la fórmula que le permitió llevar al éxito a tantos y tantos jugadores, desde Andre Agassi y Anna Kournikova a Marcelo Ríos y Boris Becker, pasando por Jim Courier, Monica Seles, Maria Sharapova o las hermanas Williams.
El eternamente bronceado Nick hizo una broma acerca del fuerte calor brasileño: «Estuve diez minutos al sol y tuve que irme… ¡Es la primera vez en mi vida!».
– El mundo del tenis se pregunta: ¿Qué hace Bollettieri, por qué sigue trabajando a los 80 años?
– Si pagaras todas las cuentas que tengo que pagar yo seguirías trabajando… (ríe). ¿Por qué? Porque la edad son números, solo números. Para mí, yo soy un muchacho joven. Amo trabajar, no pongo excusas. Tenemos con mi mujer dos niños adoptados de Etiopía. Y uno de mis hijos le preguntó una vez a mi esposa por qué me miraba tanto en el espejo. «Porque papá se ama a sí mismo», respondió. Estoy, además, muy orgulloso de haberme convertido, dos años atrás, en el primer blanco en ser nominado para el Salón de la Fama Negra. Así es que mi hijo etíope me dice: «¡Papá, tienes que trabajar un poco más en tu bronceado!».
– Son ya muchos años en el tenis… ¿Qué es lo que le gusta del deporte hoy?
– Lo que me gusta es que hoy se vuelve a atracar en todos los puertos, no hay una única manera de jugar. El revés a una mano está de regreso, ves más saque y volea. El tenis de hoy te obliga a ser capaz de hacer un poco de todo. Y si tienes una debilidad mínima, el rival la va a explotar hasta ganarte.
– ¿Y qué es lo que ve y ya no puede soportar?
– A veces veo jugadores que están perdiendo 6-0, 5-0, 40-0 y pienso que no está terminado hasta que se haya acabado. Con la cantidad de dinero que se reparte en el tenis hoy, deberías rendir siempre, en especial pensando en gente que paga entradas caras y viaja desde lejos para ir a los torneos. Lo que se espera entonces de los jugadores es que lo den todo, que firmen autógrafos a los niños que esperan por horas, que participen en chats… Fuera de eso, creo que el deporte goza de buena salud. Podría ser mejor, sí, siempre se puede ser mejor. Pero hay que darle todo al tenis, le debemos mucho.
– Acaba de mencionar el revés a una mano, pero usted se hizo famoso por formar jugadores que le pegaban con las dos. ¿Es que le gusta en realidad el revés a una mano?
– Si me preguntan, creo que el revés a dos manos tiene más beneficios. Pero vean a Tommy Haas, ¡qué revés a una mano tan hermoso! Y piensen en Jimmy Arias: si su padre me hubiera dejado formarlo con revés a dos manos cuando Jimmy era un niño, con esa derecha tan poderosa que tenía habría ganado mucho más. Cuando trabajas con jugadores jóvenes no hay que decirles si es a dos o a una mano, hay que ver lo que hacen naturalmente.
– Lo que sí tenía siempre un jugador de la factoría Bollettieri era una derecha poderosísima. ¿Por qué?
– Porque esa es el arma que yo creo que debes tener. Cuando Jimmy Arias llegó al Colony Beach Hotel a finales de los ’70 era un niño diminuto de Nueva York. Lo puse a jugar en la cancha 3 con un grandote. ¡Cómo le pegaba, cómo saltaba! Me dije: esa es una derecha de Bollettieri. Y Jimmy abrió una nueva era de potencia en el tenis. Los grips (empuñadura de la raqueta) son totalmente diferentes hoy, un jugador no puede tener éxito con una derecha con empuñadura eastern. Necesitas una que va de western a semi western. La eastern o continental es para el slice, el drop o el saque, pero para una buena derecha necesitas una empuñadura fuerte.
– Federer y Nadal… ¿son eternos?
– A Federer se lo explica por el lado de que él es un campeón en todo lo que hace. La solidez de su familia, lo que hace por el deporte… Todo. Y Nadal… Nadal es… ¡un animal! Un animal… Lo que hay que respetar de él es que, no importa dónde esté la pelota, él va a llegar y va a pegarle.
– ¿Le gusta la derecha de Nadal? No es exactamente la del modelo Bollettieri…
– No, no lo es. ¡Pero mirá los resultados! Los entrenadores no deberían hacer que todos los jugadores jueguen igual. Fíjate en Brad Gilbert, sus golpes eran tan horribles que tenía que ponerme los anteojos. Y así y todo: número cuatro del mundo, vencedor de Boris Becker y Andre Agassi. Puede ser que el juego no fuera estético, pero Gilbert era un jugador increíble.
– Tuvo la experiencia de trabajar durante unos meses con Marcelo Ríos. ¿Cómo fue aquello?
– (pierde, por primera vez en la entrevista, cualquier atisbo de sonrisa) Muy, muy diferente. Tenía el talento más grande que le haya visto a un jugador en 60 años de carrera como entrenador. Trabajaba duro en el gimnasio, duro en la cancha, pero no respetaba el juego, no respetaba a los niños, no les dedicaba tiempo. No hacía mucho por el deporte fuera de la cancha, y eso era una pena.
– ¿Respetaba al entrenador?
– (piensa) Sí, era correcto en la cancha. Respetaba al entrenador y trabaja mucho en lo físico.
– Pero su actitud fuera de la cancha no le gustaba.
– No, no me gustaba. Y, en realidad, esa actitud lo dañaba a él. Seguramente debería haber tenido más respeto por los jugadores del circuito, por los niños que lo esperaban por horas para que firmara autógrafos. Creo que eso fue malo para su carrera, creo que, con una actitud diferente, Marcelo Ríos podría haber sido número uno por muchos años.
– El problema estaba entonces en su actitud.
– Estaba directamente aquí (se señala la cabeza). En la forma que encaraba la vida.

Nick Bollettieri, en sus últimos años.

– ¿Y Kournikova? Era muy talentosa, pero no pudo ganar un solo torneo y tenía serios problemas con el saque. ¿Qué pasaba con ella?
– Ella tenía todo el talento del mundo, pero su madre no me dejó cambiarle la derecha. El revés era superior, la volea excelente y ella una chica maravillosa, pero no tenía derecha. Y la madre no me dejó cambiarla… Y cuando una madre dice no, es no.
– ¿Quién tenía más talento, Kournikova o Sharapova?
– Si hablamos de talento natural creo que Anna. Maria es el ejemplo perfecto de una trabajadora. ¡Lo que trabajaba! Ella es puro negocio, trabaja todo lo que sea necesario. Y su actitud es increíble, no se rinde hasta que está derrotada. Pero las cosas no fueron fáciles para Maria, y sufrió muchas lesiones, cuatro o cinco. Es una chica que trabaja realmente duro…
– De la nueva generación, la que se supone que debe reemplazar a Nadal, Federer y Djokovic, ¿quién le llama más la atención?
– El alemán, Zverev. Debería enojarse menos, es un muchacho joven y está buscando siempre apoyo entre los suyos en la tribuna. Pero tiene un talento tremendo.
– ¿Qué recuerda de Gabriela Sabatini?
– ¡Una belleza! ¿Cómo negar eso? ¡Hermosa y con golpes hermosos! Todo su estilo era hermoso.
– ¿Y su juego?
– Creo que probablemente podría haber forzado más, atacado un poco más. De haber tenido un golpe poderoso, un arma de las grandes, como una buena derecha, habría hecho mucho más.
– Bueno, de hecho tenía un arma inusual, su revés.
– ¡Exacto! Sí, es correcto. Y no olvidemos que en esos años estaba Steffi (Graf).
– Al igual que Sharapova, Sabatini tenía problemas importantes con el servicio. ¿Es tan complicado ese golpe, no se puede volver a aprender?
– No se trata de aprender a sacar bien. Hay mucha gente que lo hace naturalmente… Pero creo que si hoy tuviera una chica con problemas para sacar le cortaría el movimiento a la mitad, en vez de hacerla esperar tanto tiempo la pelota. Yo juzgo a un jugador por dos medidas: el segundo saque y la devolución. Eso me da un mensaje muy claro acerca del jugador.
– Del Potro es un jugador de buen saque y buena devolución. ¿Cómo lo analiza?
– Él es un distinto. ¡Esa derecha que pega tan adelante y lejos del cuerpo! Con la terminación del golpe parece casi la Estatua de la Libertad, ¡Del Potro es como la Estatua de la Libertad! Y no es un golpe que haya que cambiar. ¡Y qué saque! Tuvo lesiones por unos cuantos años. Y me pregunto: ¿Debería haber ganado o ganar realmente muchos torneos grandes? Están Federer, Djokovic, Nadal… Es duro. Y es un jugador muy grande, corpulento. En el tenis, la movilidad es algo muy importante. Creo que le pega a la derecha a 175 kilómetros por hora. La derecha es algo muy importante en el juego, pero hoy, en especial contra jugadores como Federer y Djokovic, necesitas algo más que una gran derecha y un gran saque.
– Gran saque, gran derecha y así y todo no es suficiente…
– ¡Porque es muy grandote! Cuando mides casi dos metros necesitas algo más que dos grandes armas. Pero su regreso al tenis es muy bueno, es muy bueno tenerlo de vuelta en el circuito.
– Hay gente que dice que los partidos de tenis duran demasiado, que eso no es tolerable para la televisión, que hay que acortar el juego. ¿Está de acuerdo?
– Antes que nada hay que decir que la gente viaja muchos kilómetros para ir a torneos de Grand Slam, que van ahí en sus días de vacaciones. Hay dos maneras de verlo. Cinco sets es mucho tiempo, sí, pero aquellos que trabajan muy duro en lo físico quieren jugar al mejor de cinco. Hay pros y contras en ambos lados.
– ¿Y qué opina usted?
– Eso no es un tema mío, ¿sabes por qué? Porque diga lo que diga, el 51 por ciento va a  estar de acuerdo y el 49 por ciento, no. Se lo dejo a la gente para que piense lo que quiera…
Si estás leyendo esto es porque te gusta el tenis y disfrutas con el periodismo que hacemos. Si puedes y quieres colaborar, invítanos un KOFI para que podamos seguir contando las mejores #HistoriasDeTenis por el mundo.
Invitame un café en cafecito.app

Ex jefe de Deportes de DPA y de La Nación, ex presidente de la International Tennis Writers Association (ITWA). Autor de "Sin Red", un viaje por el mundo siguiendo a Roger Federer y Rafael Nadal, y de "Enredados", sobre el equipo argentino de Copa Davis. Cubrió más de 60 Grand Slams y entrevistó a los principales protagonistas de la escena del tenis en los últimos 30 años.

Deja un comentario