Suscríbete a nuestro newsletter

Porque además de los partidos hay mucho para contar

    TOP

    ENTREVISTA – Marcelo Arévalo, campeón en Roland Garros: «Si ATP e ITF permitieran exhibir mejor los patrocinios, ayudarían a disminuir la brecha entre tenistas»

    HALLE- La charla se interrumpe brevemente en el lobby del Court Hotel, pegado a las canchas donde esta semana se disputa el ATP 500 de Halle, en Alemania. El polaco Hubert Hurkacz se aproxima a saludar a Marcelo Arévalo (31 años, desde este lunes 10° del mundo en dobles) por su título en Roland Garros.

    Y luego, el salvadoreño le cuenta a CLAY que Rafael Nadal, justo antes de salir a jugar por su decimocuarta corona en París, se acercó a felicitar a su equipo: “El domingo yo no voy al club porque estaba volando a mi país, pero mi equipo fue a buscar unas cosas que habíamos dejado, y ahí Rafa se les acercó. Le dijo a mi coach (Yari Bernardo) que había visto algo del partido, que lo merecíamos.

    Este lunes, el primer centroamericano de la historia en ganar un Grand Slam, amaneció como top10 del ránking de duplas. Y va segundo en la carrera al Masters de Turín.

    Está de vuelta en Europa para encarar la gira sobre pasto. Viene de visitar El Salvador con toda la adrenalina del triunfo y el delirio de una población local muy ajena al tenis, pero muy orgullosa de su compatriota, que salió a las calles a vitorearlo. Arévalo se muestra tranquilo: da la impresión que aún no acaba de procesar lo que consiguió en la arcilla parisina.

    Con su nuevo status de campeón de major, Arévalo se atreve a pedir un cambio de reglamento y le dice a los entes que rigen al tenis, que aflojen un poco para el bien del tenista promedio: más auspiciadores en la vestimenta. Y más grandes también, porque dice que lo que se permite ahora es demasiado limitante.

    ¿Se subieron al carro de la victoria algunos que no se tenían que subir?

    No es por ahora creerme o agrandarme, pero creo que a un jugador que le ha costado 20 años de carrera y esfuerzo llegar hasta acá, no le puedes pedir que haga publicidad gratis.

    ¿Pasó ahora que estuviste en El Salvador?

    Me mandaron regalos y si podía hacer una foto en Instagram dándole las gracias a la marca. Si tú me quieres hacer un regalo, yo te lo cojo con todo el gusto, pero no me pongas condición de que tenga que subir un post. Eso no es ético. Si buscas nada más publicidad…entonces, mi publicidad no es gratis. Por respeto a los otros patrocinadores que están poniendo plata por tener mi imagen, y tú quieres venir a darme una caja de chocolates sólo pa’ que yo me tome una foto.

    ¿Y se ve que ahora llegan mejores ofertas?

    Han llegado, pero el problema es que muchos quieren tener presencia en la ropa, entonces eso es una de las cosas que en el tenis podríamos mejorar: contar con la libertad de tener un poco más de exhibición para los auspiciadores. Tú no le puedes pedir a una empresa que te dé 100 mil dólares al año y que para ver la marca en la televisión haya que estar con lupa. En ITF son tres pulgadas cuadradas (7,7 cm²) y en ATP son cuatro (10,2 cm²). Es muy pequeño y por eso hay muchas marcas que pierden interés.

    ¿Crees que ayudaría a acortar brechas significativas?

    Es que eso puede traducirse en, por ejemplo, poder viajar con el entrenador 15 semanas al año… Ahí se podrían ayudar mucho más a los jugadores. Pero si yo te ofrezco un espacio chiquitito en mi camisa, mejor se van donde un influencer que tiene 50 mil seguidores y que va a estar publicando la marca todos los días. No digo que seamos como el fútbol o la fórmula uno que tenés 20 parches, pero creo que se podría encontrar un punto medio. Con sólo cambiar la regla, le puedes abrir muchísimas puertas a muchos jugadores jóvenes y así podrían disminuir un poco las diferencias.

    ¿Qué situaciones ya puedes dejar atrás ahora que ganaste un Grand Slam?

    A este nivel es frustrante tener las ganas de viajar con un entrenador todas las semanas, tener por ahí a un preparador físico que acompañe a algunos torneos, y no poder hacerlo porque faltan los medios económicos, a pesar de que uno está ahí siempre trabajando, incluso tiempo extra. Ahora no es el caso, pero para un 50 del mundo en dobles, lo más probable es que pase. Depende de dónde vengas, de qué país seas.

    ¿Influye el sólo hecho de ser centroamericano?

    Si eres un doblista 50-40 del mundo en un país donde el tenis es bastante popular, por ahí probablemente tengas buenos patrocinadores. Pero si eres de, tal vez, donde no valoran el tenis y a la gente no le interesa el tenis, es medio complicado. Y también si tienes la suerte de ser de un país grande, puedes tener el apoyo de tu federación, te pueden dar WC a torneos grandes. Cuántos chicos franceses que no tienen ránking para jugar Roland Garros les dan wild card, les dejan usar las canchas de primer nivel, y tienen a disposición entrenadores y fisios de primer nivel. Eso es una gran ayuda.

    ¿Dónde notas las desventajas?

    Yo puedo ser el 10 del mundo, pero si quiero pasar tiempo en casa me tengo que olvidar de una infraestructura con la que diga sabes qué, voy a cuidar mi cuerpo ahí en el centro de alto rendimiento con fisioterapeutas, o kinesiólogos especializados si me duele algo. En los torneos lo tenemos todo, el problema es cuando quiero estar en mi casa.

    ¿Recuerdas algún episodio donde fuiste mirado en menos por ser salvadoreño?

    Lo único que recuerdo fue cuando era junior. Fui 8 del mundo en juniors, con buena proyección. Buscaba patrocinio de ropa. Yo veía a los europeos y los gringos que estaban atrás de mí, 20 del mundo, con contratos de miles de dólares en ropa y raquetas. Yo me preguntaba, ¿Por qué no yo, si tengo mejor ránking? Una vez un mánager dijo que porque no había mercado en El Salvador, una marca grande yo no le iba a interesar. Ahí me dije: “wow, importa de dónde yo soy”. Pero la verdad que no fue algo que me afectó. Siempre he tenido una actitud de mucha confianza en mí mismo.

    Esta semana tuviste una exposición mediática inédita.

    Es muy valioso poder acercarme a la gente a través de los medios de comunicación. Fue un calendario apretadísimo. Un canal tras otro, radios, entrevistas, luego otro canal. En mi vida tuve tanta atención mediática. Luego la conferencia de prensa oficial. Ahí frente a muchos periodistas que yo conozco de hace tiempo, gente que viene cubriendo desde los torneos junior, las Copa Davis. Me conmovió mucho, porque varios de ellos comenzaron a llorar. Se sintieron parte del triunfo. La verdad que es un esfuerzo de muchas personas.

    Te paseabas con la copa como un niño pequeño con juguete nuevo.

    Es que lo que significa este trofeo para un país completo… Si por ahí, si tuviéramos 5 medallistas olímpicos, la repercusión no habría sido la misma. Sé que este triunfo va a ser influyente, que ayudará a que cosas más grandes pasen. Siendo salvadoreño, se pueden lograr los objetivos. Y la gente siente este triunfo como suyo. Además, que las noticias han sido en su mayoría sobre la violencia (El Salvador se encuentra bajo un estado de excepción desde marzo, tras una escalada de violencia atribuida a las pandilla). Están matando a inocentes, y que por estos días aparezca un triunfo histórico, le viene muy bien a la gente.

    ¿Qué sientes al llegar a gente a la que el tenis no le es familiar?

    Pusieron pantallas gigantes en el centro de la capital y en Sonsonate, mi ciudad natal. La gente conocía un poco quien era Chelo Arévalo, pero más que nada eran los involucrados en el tenis y en el deporte. Esta vez fue distinto: gente que no tiene nada que ver con el deporte me saludaba en la calle, en el centro comercial. Me decían que nunca siguieron al tenis, que no entendían nada del partido y que celebraban cuando nos veían por la tele que celebrábamos nosotros.

    + posts

    Reporteando el tenis alrededor del mundo desde hace 10 años. Ha colaborado con medios como La Tercera, Cooperativa, Infobae, y Racquet. Fundador del ex programa de radio Tercer Saque.
    Pluma & Lente es su espacio personal donde cuenta sus viajes y aventuras.

    Deja un comentario