Suscríbete a nuestro newsletter

Porque además de los partidos hay mucho para contar

    TOP

    GABRIELA SABATINI VUELVE A COMPETIR EN UN GRAN ESTADIO: «ES UNA SENSACIÓN EXTRAÑA, SIENTO QUE ES ALGO QUE PERTENECE A MI PASADO»

    PARÍS – Desfiló junto a otros ex jugadores y jugadoras por un estrecho pasillo mientras decenas de micrófonos y cámaras la enfocaban. Y Gabriela Sabatini superó el examen con creces: la argentina, que a sus 52 años se mantiene en gran forma, fue una de las atracciones en el encuentro de varias leyendas del tenis con medios acreditados este lunes en Roland Garros. Una leyenda con fragilidades, según propia confesión: «Estar en este ambiente y mezclarme con las jugadoras me da un poquito de nervios».
     
    Son nervios que seguirán este martes, porque la organización de Roland Garros eligió el estadio Suzanne Lenglen para el regreso de Sabatini, que formará pareja con su compatriota Gisela Dulko. Del otro lado de la red, otras dos grandes figuras del pasado, las estadounidenses Lindsay Davenport y Mary Joe Fernández. En las tribunas, capacidad hasta para 10.000 espectadores.
     
    Sabatini, que se retiró del tenis hace 26 años con 26 años, se entrenó a conciencia para este regreso a un certamen que, si bien no es equiparable a aquellos años suyos en el circuito, es competitivo y se disputa en un escenario de primer orden como es Roland Garros, al mismo tiempo que el torneo entra en su zona de definición en el torneo masculino y el femenino.
     
    «Ayer estuve paseando un poco y decía que dónde estaba la cancha 2, que es donde jugué la final de juniors. ¡No está, no está más! La cancha 1 tampoco está más, a mí me encantaba jugar ahí, era un lugar muy cálido».
     
    Aquel torneo de juniors al que se refiere Sabatini se jugó en 1984, y la argentina lo ganó. Luego fue cinco veces semifinalista en el torneo que todos pensaban que ganaría, pero nunca ganó. Conquistó el US Open en 1990 y estuvo a dos puntos de ser campeona en Wimbledon 1991.

    Gabriela Sabatini en Roland Garros 2022 / SEBASTIÁN FEST

     

    «Estuve cerca, tuve varias semifinales. Me hubiese encantado, es un torneo que me hubiese encantado ganar. El clay para mi siempre fue muy importante. Siempre me faltaba poco, tuve una semifinal con Monica Seles que ahí tenía la posibilidad de ser número uno. Y es verdad, estuve más cerca, a un paso de ganar Wimbledon y de ser la número uno…».
     
    París es, para Sabatini, una fiesta. «Me encanta París, me enloquece, siempre vengo de paseo, tiene algo muy especial Roland Garros, un glamour, elegancia, la gente toda bien vestida…».
    La posibilidad de jugar Roland Garros llegó inesperadamente.
    «Con Gisela empezamos a vernos más, a entrenar. Nos vieron (de Roland Garros), nos invitaron a jugar. Yo tenía ganas de venir este año a Roland Garros, Gisela también y así se fue dando todo».

    Gabriela Sabatini en Roland Garros 2022 / SEBASTIÁN FEST

     
    ¿Y qué clase de jugadora es hoy Sabatini?
     
    «No juego mucho al tenis, me estuve entrenando, pero cuesta un poco. No es lo mismo entrenar (físicamente) todos los días que ponerse a jugar al tenis».
     
    «Cuando una juega más seguido va mejorando. Los primeros días la cabeza decía una cosa y el cuerpo otra. Lo que más cuesta es el saque y el sash. Hoy están bastante bien. es raro, porque una que estuvo ahí y que sabe cómo le pegaba y cómo jugaba se frustra un poco, pero desde el primer día hasta hoy se mejoró mucho».
    En impecable forma física, Sabatini disfruta mucho del ciclismo en la casa en las afueras de Zúrich en la que vive.
    «Del Tour (de France) ya hice algunas etapas, hoy puede ser que me incline más por algo de ciclismo» que por un regreso al tenis, admitió la argentina, que dijo estar en contacto frecuente con Roger y Mirka Federer.
     
    Pero este martes será un día de tenis, un día que ya le está haciendo cosquillas en el estómago a la ex número tres del mundo, nerviosa ya desde el mismo día que supo que jugaría. El partido será visto en vivo en Argentina.
     
    «Tuve una mezcla de nervios, de sensaciones raras, inmediatamente me puse nerviosa. Yo no vengo mucho a los torneos, de repente saber que puedo llegar a jugar. como lo hice en el pasado, estar en este ambiente y mezclarse con las jugadoras, eso me daba un poquito de nervios. Siento que es algo que pertenece a mi pasado, es una sensación extraña. Mañana va a ser un test el estar en contacto con la gente».
    + posts

    Ex jefe de Deportes de DPA y de La Nación, ex presidente de la International Tennis Writers Association (ITWA). Autor de "Sin Red", un viaje por el mundo siguiendo a Roger Federer y Rafael Nadal, y de "Enredados", sobre el equipo argentino de Copa Davis. Cubrió más de 60 Grand Slams y entrevistó a los principales protagonistas de la escena del tenis en los últimos 30 años.

    Deja un comentario