Suscríbete a nuestro newsletter

Porque además de los partidos hay mucho para contar

    TOP

    Carta desde Londres (13): La colina de las emociones (con mucho Pimm’s)

    LONDRES – Es cierto que cualquiera que visita Wimbledon quisiera ver un partido en los showcourts.

    Pero quienes no tienen la suerte de portar una credencial, o de haber comprado tickets con anticipación, a estas alturas es muy difícil conseguir un asiento en el Court Central y Court 1.

    Wimbledon ofrece un consuelo casi tan entretenido e interesante para ver la acción en las pistas principales. Para vivir realmente la experiencia del tercer Grand Slam de la temporada, hay que echarse a ver tenis en The Hill.

    La colina se conoce popularmente como Henman Hill en honor a Tim, el tenista británico que entonces le devolvió las esperanzas a los suyos, que no veían a un campeón local desde 1977, gracias a Virginia Wade. Y si nos limitamos sólo al tenis masculino, el último en conseguir que el trofeo se quedara en casa era Fred Perry en el ’36.

    Tim Henman, el último exponente del saque y red que habitó la élite del circuito ATP, se quedó cuatro veces ad portas de la final.

    El cerro, levantado con los residuos de la excavación para la construcción de la cancha, fue testigo de tragedias y alegrías tenísticas. Luego vendría Andy Murray, y la deuda británica se saldaría con holgura con su título en 2013, y el que le siguió en 2016.

    Como sea la historia, pasar ahí una tarde (si no aparece la lluvia) es un verdadero placer: las pantallas gigantes instaladas fuera de Court 1 muestran toda la acción de lo que sucede allí y en la Central, se vive una atmósfera muy entretenida con la gente bebiendo Pimm’s, tomando helado y haciendo picnic.

    Y seguro que la gente en The Hill gozará la jornada de mañana, con unas semifinales femeninas muy entretenidas, con historias llamativas de primeras veces.

    La tunesina Ons Jabeur y la alemana Tatjana María abren la jornada en la Central. Jabeur es la primera tenista nacida en la región árabe en llegar a semis de un major. Y María es la primera madre de dos en esa instancia. Su hija menor nació hace sólo 14 meses.

    Jugó antes 46 Grand Slams y su mejor resultado era una tercera ronda. Tuvo dos embarazos. Y jugará mañana por el pase a la final. Tremenda.

    La otra llave la protagoniza la campeona de 2019, Simona Halep, y Elena Rybakina, nacida en Rusia. Puede jugar en Wimbledon porque representa a Kazajastán (y es la primera kazaja en una semi). Sabemos que a los rusos aquí los tienen vetados.

    «Quiero que la guerra se termine lo antes posible. ¡Paz!”, pide.

    Nosotros veremos las semis desde la cancha, desde la sala de prensa… o desde el cerro de Henman. Nos leemos mañana.

    + posts

    Reporteando el tenis alrededor del mundo desde hace 10 años. Ha colaborado con medios como La Tercera, Cooperativa, Infobae, y Racquet. Fundador del ex programa de radio Tercer Saque.
    Pluma & Lente es su espacio personal donde cuenta sus viajes y aventuras.

    Deja un comentario