Suscríbete a nuestro newsletter

Porque además de los partidos hay mucho para contar

    TOP

    Carta desde París (4): El fantasma de Roger Federer

    El tenis vive hipersensibilizado, y no es casualidad: le están pasando muchas cosas al deporte de la raqueta. Lo comentaba hoy el argentino Federico Coria, dueño de los pantalones más llamativos del torneo, como suele suceder si la marca que te viste es la italiana Hydrogen.
    Coria ve la adrenalina constante en lo informativo como algo positivo: que el tenis genere titulares es bueno para el deporte y los que viven de él.

    Los pantalones de Federico Coria, de la marca Hydrogen / SEBASTIÁN FEST

    Pero hay algo que no cambia, algo que permanece: el tenis masculino lleva casi dos décadas girando en torno a la misma dupla de astros, Roger Federer y Rafael Nadal. Luego se sumó Novak Djokovic, pero la atracción que despiertan el suizo y el español no tiene comparación.
    Fue evidente en la tarde de este martes en el court central Philippe Chatrier, donde el francés Jo-Wilfried Tsonga, uno de los jugadores más carismáticos de los últimos años, dijo adiós al tenis.
    Tsonga lloraba ya antes de que terminara el partido, y se emocionó más aún durante el homenaje que le preparó la Federación Francesa de Tenis (FFT), que llenó el estadio de glorias de la raqueta que inundaron de abrazos y besos a uno de los jugadores franceses más importantes, o el más importante, desde Yannick Noah.
    JO Wilfried Tsonga en su despedida / PIERRE COSTABADIE (TWITTER)

    Jo Wilfried Tsonga en su despedida / PIERRE COSTABADIE (TWITTER)

    Fue una despedida de alto voltaje. Vean, si no, las últimas palabras de Tsonga: «Espero que el mundo pueda encontrar pronto tanta paz como encontré yo hoy. Muchas gracias, Roland. Muchas gracias, señor Tenis. Te amo».
    Hubo, sin embargo, un momento en el que no importaron Tsonga ni las viejas glorias. En la pantalla gigante del Chatrier se sucedían los saludos de Andy Murray, de Novak Djokovic y de Rafael Nadal. Entonces apareció él, Roger Federer, y en el estadio se sintió un escalofrío.
    ¿Federer sigue vivo? Claro que sí. ¿Pero vivo tenisticamente? Por supuesto. Mucha gente cree que el suizo ya no volverá a jugar, o que se anotó en Basilea para jugar allí y despedirse del tenis.
    Pensar así es no haber entendido a Federer, lo que siente por el tenis y lo que cree que es su compromiso con el deporte. En unos meses estará todo más claro. O mañana miércoles, en una entrevista imperdible que publicaremos con Toni Nadal.

    Toni Nadal en la sala de jugadores de Roland Garros / SEBASTIÁN FEST

    Mientras la Francia tenística y deportiva vibraba en el Chatrier, una española se preparaba para entrar a esa misma cancha, y la emoción también se había cebado con ella.
    «Vi que lloraba antes de que terminara su partido. Y pude sentir lo que sentía», dijo Paula Badosa, número cuatro del mundo y candidata a llevarse el título.
    «Yo a los 12 años quería servir como Tsonga, fue una inspiración», añadió.
    Así como en la cancha se la ve potente, agresiva, eléctrica, con ganas de comerse el partido, en las conferencias de prensa, Badosa demuestra ser inteligente: disfruta de lo que hace, también en su diálogo con los periodistas.
    Entiende que es parte de su trabajo y entabla diálogos interesantes y ofrece respuestas pensadas, sin el «cassette» tan habitual en otros.
    Cuatro de las diez mejores del mundo fueron eliminadas en la primera ronda. Badosa cree que eso es bueno por un lado -«saber siempre el final de la película lo hace más aburrido»-, pero también un aviso para jugadoras de su categoría: «Se puede perder con cualquiera».
    Con sinceridad, ¿se ve capaz de ganar Roland Garros este año? «No lo sé, puede pasar cualquier cosa. Si consigo ganar partidos puedo optar a eso, porque me estoy sintiendo muy bien en los entrenos. Pero necesito coger esa mentalidad ganadora».

    Paula Badosa, en una imagen de L’Equipe

    Este miércoles, ya en segunda ronda, habrá partidos extraordinarios en todas las canchas, se podrá vivir muy bien sin pisar el Chatrier y la Suzanne Lenglen. Es lo que tienen los Grand Slam: en cada cancha, tenis de lujo.
    Y es lo que está disfrutando el chileno Cristian Garin, que hace tres meses estaba en medio de una profunda depresión tenística y hoy siente que vuelve a ser un jugador que disfruta.
    Nos lo contó en una entrevista en CLAY la que explicó por qué el golf y el psicólogo fueron (son) importantes para él.
    Nos vemos mañana, aún con frío en París.
    + posts

    Ex jefe de Deportes de DPA y de La Nación, ex presidente de la International Tennis Writers Association (ITWA). Autor de "Sin Red", un viaje por el mundo siguiendo a Roger Federer y Rafael Nadal, y de "Enredados", sobre el equipo argentino de Copa Davis. Cubrió más de 60 Grand Slams y entrevistó a los principales protagonistas de la escena del tenis en los últimos 30 años.

    Sorry, the comment form is closed at this time.