Suscríbete a nuestro newsletter

Porque además de los partidos hay mucho para contar

    TOP

    CARTA DESDE PARÍS (5): EL MIÉRCOLES DEL TENIS TOTAL

    PARÍS – Carlos Alcaraz podría estar regresando mañana jueves a su casa de Murcia y Sebastián Baez preparando el partido de tercera ronda tras el éxito más importante de su carrera. Pero el tenis es uno de los deportes más traicioneros que existen. No se puede hacer tiempo como en el fútbol, no se puede esconder la pelota. Hay que seguir jugando hasta el último punto, porque solo ahí se sabrá quién ganó.
     
    Y el que se quedó en Roland Garros es Alcaraz. Y el que se vuelve a casa es Báez.
     
    El español y el argentino protagonizaron dos de los partidos más atractivos en un miércoles de resonancias holandesas. Si aquello era el «fútbol total», esto fue el «tenis total», un día fresco y soleado en el que no alcanzaron los ojos ni las horas para disfrutar de todo lo que ofrecía el Abierto de Francia en 18 canchas. Desde el Philippe Chatrier hasta la cancha 16, en cada rectángulo el público copó las tribunas y el tenis fue de excepción.
     
    Es lo que tienen los torneos de Grand Slam, que entre la segunda y la cuarta ronda ofrecen varios partidos diarios que podrían ser la final de un torneo de muy buen nivel. 
     
    Báez tuvo match point sobre el alemán Alexander Zverev, tercero del ranking mundial, jugando en el Philippe Chatrier, uno de los escenarios más importantes del tenis mundial. El argentino perdió 7-5 en el quinto set tras ganar los dos primeros y mostrar un hambre, una autoridad y una valentía que llevaron a que el público lo adoptara como favorito.
     
    Pero al final ganó Zverev, que abrazó a Baéz y le dedicó unas cuantas palabras en la red, donde se produjo una charla de medio minuto que no es habitual en el tenis.
     
    «En Roma también me había dicho que era un gran jugador y que tenía un buen futuro. Lo que me dijo hoy es que a él también le había pasado en el US Open, en la final, y que estas derrotas a la larga me hacen crecer y me hacen mejor».
     
    No es lo que debe estar pensando el español Albert Ramos Viñolas, que tuvo match point sobre Alcaraz en una locura de partido en el estadio Simone Mathieu, ese inusual y bello escenario creado por Roland Garros en medio de un invernadero.
    Derrotar a Rafael Nadal y a Novak Djokovic para ganar Madrid fue muy importante para Alcaraz, pero su triunfo de este miércoles sobre Ramos Viñolas está a una altura similar.
    ¿Por qué?
    Ganó jugando mal, reaccionó desde el fondo del mar y terminó mandando, sonriendo y arengando al público para llevarse el triunfo.
    «Lo pongo como una gran victoria por el hecho de saber lo que ha pasado en el partido y cambiarlo, el no estar jugando brillante y así intentar cambiar las cosas para acabar ganando. Eso es lo más difícil, aceptar que las cosas no están funcionando y saber cómo cambiarlo. Lo pondría como una de las mejores victorias por eso».
    El análisis de Alcaraz, ante una pregunta de CLAY, fue refrendado por Alex Corretja, un hombre que jugó dos finales en el Chatrier y que hoy comenta para Eurosport. Corretja entrevistó a Alcaraz tras el partido y le hizo ver la importancia del triunfo que acababa de lograr.
    «Fue el partido más largo de mi carrera, durísimo. Alex Corretja me dijo que de estas victorias es que se hace un gran hombre, un gran jugador. Lo tomaré para seguir creciendo».
    Mientras Alcaraz crece y avanza, otras cosas suceden en París.

    Toni Nadal en la sala de jugadores de Roland Garros / SEBASTIÁN FEST

     

    – «Muchos deportistas tienen problemas, Rafael los ha tenido un poco más grandes, pero es lo que hay. Demasiado bien le ha ido en la vida a mi sobrino».
     
    – «Yo por encima de todo soy tío de Rafael. Nunca le diría a Auger-Aliassime qué debe hacer para ganarle»
     
    – «Si en lugar de que hubiera un Grand Slam en pista lenta hubiera dos, y dos en rápidas, a lo mejor Rafael tendría 28 títulos.»
     
    – «¿Federer? Lo que tengo claro es que el tenis le gusta mucho, que quiere tener todavía la ilusión de seguir compitiendo».
     
    Más allá de las declaraciones de Toni Nadal, hubo un par de debates interesantes fuera de las canchas. Y se dieron en twitter, un escenario en el que varios jugadores se sienten recientemente cómodos.
     
    Por la mañana saltó Taylor Fritz, el estadounidense campeón de Indian Wells que está pagando algunas actitudes en su victoria sobre el argentino Santiago Rodríguez Taverna por 6-4 en el quinto set. Fritz fue eliminado este miércoles, pero por la mañana se las tomó con un titular del «Daily Express» británico.
    Fritz alegó, con razón, que nunca pidió lo que dice el medio británico.
     
    Pero la tradición de los tabloides británicos, que antes se limitaba al papel y ahora repercute mundialmente gracias a Internet y las redes sociales, sigue ahí: que la realidad no te arruine un buen titular.
     
    Las Islas Británicas son pródigas en titulares, en este caso generados por Andy Miurray, que salió a frenar la idea que sostienen muchos en el circuito: sin puntos para los rankings mundiales, Wimbledon será una exhibición.
     
    El ex número uno del mundo argumentó en un hilo de tweets que él y sus amigos siguen el golf y el fútbol y no tienen idea de cuántos puntos dan para sus rankings mundiales. Y cerró con contundencia: «Pero les garantizo que se acuerdan de quién gana. Wimbledon nunca será una exhibición y no se sentirá nunca como una exhibición. Punto.»
     
    ¿Punto? Nada de eso. El debate arde y las negociaciones siguen. Wimbledon quiere repartir puntos para los rankings mundiales. Y los jugadores quieren ganarlos con cada victoria que logren. 
     
    Esta historia, lejos de haber terminado, continuara. ¡La seguimos este jueves!
    + posts

    Ex jefe de Deportes de DPA y de La Nación, ex presidente de la International Tennis Writers Association (ITWA). Autor de "Sin Red", un viaje por el mundo siguiendo a Roger Federer y Rafael Nadal, y de "Enredados", sobre el equipo argentino de Copa Davis. Cubrió más de 60 Grand Slams y entrevistó a los principales protagonistas de la escena del tenis en los últimos 30 años.