Suscríbete a nuestro newsletter

Porque además de los partidos hay mucho para contar

    TOP

    Cristian Garin aprovecha la ruta de Berrettini y sonríe como nunca en un Grand Slam: “Cuando vi el cuadro estuve molesto, pero aquí estoy, feliz en cuartos”

    LONDRES – Las apuestas van absolutamente en tu contra cuando el rival en los octavos de final de Wimbledon ya te venció tres veces antes, no te dio sets y más encima te ganó una de esas veces en la misma superficie la semana anterior.

    Peor aún el panorama si arrancas dos sets a cero abajo.

    Cristian Garin se sobrepuso a todos los pronósticos y dio vuelta un partido impresionante ante el australiano Alex De Miñaur, con quien llevaba un 0-3 en el frente a frente, incluido el duelo en Eastbourne la semana antes de llegar a Londres. Fue 2-6, 5-7, 7-6 (7-3), 6-4 y 7-6 (10-6) para el chileno quien ya está en cuartos de final, por primera vez en su carrera en cualquier Grand Slam.

    “Ahora mi superficie favorita es el pasto”, dijo lleno de risa luego de su victoria. En broma, obviamente, porque la arcilla sigue siendo su predilecta y dónde ha conseguido más triunfos, aunque en Wimbledon está levantando la campaña más importante de su vida: “El césped me entretiene y este es mi torneo favorito. Tengo que cambiar un poco mi juego aquí y ser más agresivo”.

    Así se suma al grupo de chilenos que llegaron a cuartos de final en la Catedral, donde está Anita Lizana, Luis Ayala, Ricardo Acuña y Fernando González. Apenas el noveno en cualquier Grand Slam. Y la última vez de un compatriota suyo en aquella ronda fue hace 17 años.

    En la instancia tendrá a Nick Kyrgios, a quién nunca enfrentó a nivel profesional. “Tiene el mejor servicio del circuito y uno de los tipos que me gusta ver jugar. Estoy feliz de enfrentarlo porque es de los mejores y yo quiero jugar contra los mejores”.

    El australiano ve el partido como una buena oportunidad para avanzar, en lo que él ha dicho que es su mejor chance para ser campeón de un Grand Slam: “Ves el cuadro, en la sección de (Matteo) Berrettini y ves que no está él ahí, quien es tranquilamente uno de los dos o tres mejores jugadores en césped. Entré a mi partido cuando De Miñaur iba ganando dos sets a cero, creí que iba a jugar contra él, así que me sorprendió que fuese Garin. Hay mucho que trabajar antes, porque claramente él está jugando bien”.

    El chileno aprovechó la ruta teórica de uno de los máximos favoritos, sacado por el COVID-19, quien había ganado 20 de sus últimos 21 partidos sobre hierba: “Cuando vi ese cuadro, estuve molesto porque venía de perder dos veces en primera ronda y claramente Matteo, junto con Novak eran los favoritos”.

    “Se dio todo para ir avanzando. Obviamente ese era un sorteo durísimo, pero cambió el panorama para mí con un cuadro jugable en las dos primeras rondas. Pasé de jugar contra Berrettini a Ymer, que también es un gran jugador, pero Berrettini y hierba es otra cosa. Fui agarrando confianza”, comentó.

    Garin pasa sus ratos fuera de la cancha en una casa arrendada cercana a la villa de Wimbledon con visitas de amigos que viven en Londres: “Organizamos comidas en casa. Salí de Chile en marzo, cansa estar tanto en hoteles y restaurantes, así que después de 3-4 meses afuera, necesitaba comida casera y sentir un ambiente hogareño”.

    Cocina Melanie, su novia, talentosa chef aficionada, quien lo acompaña por el circuito lo que más puede.

    Vive el mejor momento de su carrera con el ticket que lo pone en los ocho mejores de Wimbledon. Y con una sonrisa con la que no oculta su emoción.

    Cristian Garin después de pasar a cuartos de final // WIMBLEDON

    + posts

    Reporteando el tenis alrededor del mundo desde hace 10 años. Ha colaborado con medios como La Tercera, Cooperativa, Infobae, y Racquet. Fundador del ex programa de radio Tercer Saque.
    Pluma & Lente es su espacio personal donde cuenta sus viajes y aventuras.

    Deja un comentario