Suscríbete a nuestro newsletter

Porque además de los partidos hay mucho para contar

    TOP

    Carta desde Londres (4): Para celebrar en Wimbledon, a veces hay que ganar un partido dos veces

    Una de las cosas más complicadas en el tenis, es cerrar un partido con tu servicio. “Tu juego es más vulnerable cuando vas ganando”, dijo alguna vez un tal Rod Laver.

    Más complejo se torna si es en el supertiebreak del quinto set, en tu debut absoluto en el torneo más importante del mundo.

    ¿Subimos la dificultad? Vuelve a intentar ganar, después que ya celebraste, incluso luego de darle la mano a tu rival.

    La escena insólita la vivió Alejandro Tabilo.

    El chileno saca 12-11 en el desempate ante Laslo Djere. Servicio adentro y devolución cantada afuera por la jueza de línea. Tabilo se lanza de espalda al suelo, se golpea el pecho, grita hacia su equipo, se quita la bandana y saluda a Djere en la red.

    Pero el serbio había pedido el ojo de halcón y la bola, había sido adentro.

    ¿Se imaginan lo que es haber soltado toda esa tensión, pensar que estás en segunda ronda, y luego, tener que volver a cerrar el partido con el servicio?

    El propio Tabilo lo cuenta en parte de una entrevista que publicaremos mañana:

    “Nunca me había pasado. Ahora pensándolo bien, me ayudó. Cuando grité ese último punto, mi cuerpo completo se relajó y luego fui a servir suelto, como si nada”.

    Lo ganó con un servicio ganador. Se golpeó el de pecho de nuevo. Doble celebración inesperada. A segunda ronda, donde le espera otro serbio: Miomir Kecmanovic, entrenado por David Nalbandian, quien fue finalista hace 20 años en La Catedral

    Secuencia de la doble celebración de Tabilo / SEBASTIÁN VARELA

     

    La primera jornada en Wimbledon arrancó muy típicamente londinense: a ratos soleado, a ratos lluvioso. Eso hizo que algunos partidos se reagendaran para mañana, como el del argentino Sebastián Báez, quien abrirá la cancha 11.

    Donde no se interrumpió la acción, fue en las canchas centrales, con techos retráctiles de 100 millones de libras. Protegidos de las precipitaciones, pudieron celebrar los favoritos: Djokovic, Raducanu, Murray, Alcaraz, Jabeur y Kerber.

    Nuestra oficina: refugiados de la lluvia y comiendo frutillas // SEBASTIAN VARELA

    Quienes tampoco pudieron terminar su partido, pero no por la lluvia, fueron las británicas Korpatsch y Watson. ¿La razón? El acuerdo entre el All England Club y los vecinos de Southfields y Wimbledon Village dice que las reuniones masivas se celebran sólo hasta las 11pm. Pasó también con un partido de Djokovic y Nadal en 2018.

    Hubo algo de sorpresas en ambos cuadros: el español Davidovich Fokina bajó al último verdugo de Roger Federer en Londres. El polaco Hubert Hurkacz se va de vuelta a casa con el cartel de semifinalista en 2021 y campeón de Halle; y entre las damas, la sensación brasileña, Bia Haddad no pudo extender su buena racha en hierba, tras los títulos en Nottingham y Birmingham.

    Mañana Iga Swiatek inicia la acción en la Central. La campeona es quien cumple con la tradición de ser quien arranca la acción el día martes (el primer día eso está reservado para el campeón masculino).

    Como la monarca de 2021, Ash Barty se retiró del tenis, la organización decidió que sería la número uno la que tendría el privilegio, lo que causó la decepción de Simona Halep, ganadora de la edición 2019, quién en 2020 no cobró el “premio” debido a la pandemia, ni tampoco el año pasado por ausentarse por lesión.

    Todo responde al interés popular. Así funcionan las programaciones. Lo dice Alcaraz en una nota que publicamos hoy: “Algunos tenistas atraen más a la gente que otros”.

    Seguimos mañana en otro día lleno de tenis.

    + posts

    Reporteando el tenis alrededor del mundo desde hace 10 años. Ha colaborado con medios como La Tercera, Cooperativa, Infobae, y Racquet. Fundador del ex programa de radio Tercer Saque.
    Pluma & Lente es su espacio personal donde cuenta sus viajes y aventuras.

    Deja un comentario