Suscríbete a nuestro newsletter

Porque además de los partidos hay mucho para contar

    TOP

    La foodie, viajera y nerd que pone a México en Wimbledon tras 26 años: «No puedo estar sólo en el club y el hotel»

    LONDRES – Fernanda Contreras es mexicana, ingeniera en mecánica, fanática de la historia, foodie, amante de la arquitectura. Y también tenista. Una que de a poco agarra ritmo en Grand Slams.

    Este jueves, Contreras se metió en el cuadro principal de Wimbledon. Gritó y lloró. Sacó la bandera de su país para mostrarla a la gente y ante las cámaras. Incluso temblaba de la emoción. Y lloró más fuerte aún cuando uno de los miembros del All England Club le entregó la placa conmemorativa que se llevan este año quienes se anotan entre las 128 jugadoras del main draw… por cierto, un reconocimiento a los jugadores a propósito del cumpleaños centenario del Court Central.

    “Son mil emociones. Este año le he puesto mayor énfasis a lo mental. Mi psicóloga deportiva me ha ayudado muchísimo. Estoy preocupándome especialmente de la cabeza . Tienes que estar físicamente bien, pero la salud mental es mucho más importante y te ayuda a levantarte en los momentos más oscuros de los partidos. Pienso siempre que puedo ganar”, comentó a CLAY la tenista de 25 años tras vencer a la húngara Timea Babos por 6-3, 1-6 y 6-3, en la tercera de la ronda de las clasificaciones que se juegan en el barrio de Roehampton.

    Fernanda Contreras se abraza con su hermana / SEBASTIÁN VARELA

    Ahora le tocará en Wimbledon, donde no juega una singlista mexicana desde 1996, año en que lo hizo Angélica Gavaldón.

    A Fernanda Contreras le gusta cultivar un perfil intelectual. Se mueve por la vida con múltiples intereses. ¿Y qué le interesa? “Uuuy, pues, ¡Todo! Soy el tipo de persona que le encanta vivir. Amo ir a lugares, comer. Si son cucarachas fritas, o como en Islandia que me dieron tiburón fermentado…yo lo pruebo todo, ¡Aunque estaba bien feo!”.

    Llegar a probar algo como la extraña delicatessen islandesa, o visitar un restaurant temático de la Edad Media en Praga. Así es como sigue el consejo de sus padres, quienes le impulsaron esa inquietud multicultural: “Me dijeron que fuera a ver el mundo, que no entrara a trabajar inmediatamente después de terminar mis estudios como ingeniera”.

    Contreras se graduó de ingeniera mecánica en la Universidad de Vanderbilt. Pero ya que empezó a irle bien en tenis, ahora cree que sus pasiones por los viajes se combinan de maravilla con el deporte.

    Aclara que no es de las tenistas que sólo se mueve entre clubes, hoteles y aeropuertos: “¡No, me muero con eso! Obviamente sí tengo que hacerlo en días de partidos y respeto también mis descansos. Pero si tengo tres días, un día, cinco horas, me voy a los museos, a caminar, veo si hay algún show. Me encanta observar diferentes mundos, probar comidas, la arquitectura, la flora, la fauna”.

    Muestra su tatuaje de un dragón de la mitología nórdica que lleva en su antebrazo izquierdo como una de las pruebas de por qué se considera una nerd, una geek. También por su pasión por la historia: “Te puedo nombrar a los reyes y reinas de Inglaterra desde la Guerra de las Rosas (1455-1487) hasta hoy”.

    México en la piel

    “Me encanta ser mexicana, amo mi cultura. Y aunque mucha gente dice, ah pues te mudaste muy joven, para mí sigue siendo mi casa. Ahí vive mi familia, están los recuerdos de infancia”, dice la nacida en San Luis Potosí, quien ha vivido la mayor parte de su vida en Estados Unidos.

    Recuerdos que la conectan directamente con su realidad en Londres. Su abuelo Francisco Contreras, ex tenista y semifinalista en el césped inglés en 1958 en dobles mixtos, le relataba las historias que él vivía en el All England Club, su torneo favorito: “Nos contaba lo ricas que eran las fresas, nos hablaba del olor del pasto y que cuando acababa de llover y salía el sol, todos salían a jugar. Seguro se puso a llorar cuando supo que pasé al cuadro. Él no me dijo que ganara, sino que disfrutara”.

    Consciente de la plataforma con la que cuenta y a sabiendas que en estos momentos tiene un nivel de atención mayor, Fernanda Contreras elige rematar con un mensaje que le importa: “Me encantaría poder alzar la voz de las mujeres en México. Ahorita y en toda nuestra existencia hemos sido aplastadas, entonces debemos tener más confianza y poder en nosotras. El yugo machista es alto especialmente en Latinoamérica, pero ojalá pudiera cambiar. Somos una nación multidiversa llena de recursos naturales, mucho turismo y valor. No destruyamos. Enfoquémonos en sobresalir”.

    + posts

    Reporteando el tenis alrededor del mundo desde hace 10 años. Ha colaborado con medios como La Tercera, Cooperativa, Infobae, y Racquet. Fundador del ex programa de radio Tercer Saque.
    Pluma & Lente es su espacio personal donde cuenta sus viajes y aventuras.

    Deja un comentario